Estudiantes universitarios - ABC

Las mejores carreras para conseguir trabajo en las universidades de Andalucía

Los centros superiores de la comunidad graduaron solo el curso pasado a más de 30.000 estudiantes y el grupo más numeroso son de Derecho

SevillaActualizado:

En términos absolutos, la rama universitaria donde menos paro hay, indican en la Junta de Andalucía, es Ciencias de la Salud, donde solo el 6,11 por ciento de quienes estudian algunos de sus grados buscan empleo un año después. En las Enseñanzas Técnicas -ingenierías y similares- tampoco hay mucho parado registrado. Es solo el 7,18 por ciento. Y si se mira por sexos, las mujeres se llevan también la peor parte en este caso. Son el 14,34 por ciento las que están en el servicio de empleo y en el caso de los hombres, la cifra baja al 9,86 por ciento, según el estudio de la Consejería de Empleo. Se trata de datos de la Consejería de Empleo, que en el informe «Estudio de la situación laboral de las personas egresadas en enseñanzas universitarias en Andalucía» analiza la empleabilidad de quienes acabaron su carrera en el curso pasado.

¿Y dónde van a trabajar? Depende también de la titulación. Si es de la rama sanitaria, en el 67 por ciento de los casos será fuera de su provincia de origen. En el caso de Magisterio, solo el 45 por ciento se mueve de casa.

Sobrecualificados

Según el estudio de la Consejería de Trabajo, no todos los universitarios que encuentran un empleo lo hacen en su nivel de formación. Así, estiman que el «60,27 por ciento de los primeros contratos registrados a los titulados universitarios tras su egreso son para desempeñar ocupaciones por debajo de las que le capacita su formación universitaria». Es decir, seis de cada diez universitarios andaluces hacen trabajos por debajo de su formación.

El caso más grave de sobrecualidficación se da, según el informe de la Junta de Andalucía, en quienes estudian Ciencias Sociales y Jurídicas. El 82 por ciento de ellos desempeñan labores que no se corresponden con lo que han estudiado. El grado más bajo está en las carreras sanitarias, donde solo el 9,21 por ciento de los egresados trabaja en algo inferior a lo que estudió.

Explican además desde la Junta que los universitarios tardan una media de 153 días en encontrar un empleo tras acabar los estudios. ¿Cuáles son los que tienen más dificultades? Explica el informe de Trabajo que los que eligieron una formación dentro de las áreas de Magisterio, Enseñanzas Artísticas y Ciencias Experimentales. Y dentro de estas áreas, el paro es mayor en ciertas titulaciones: Trabajo Social, Filología Eslava, Máquinas Navales, Matemáticas, Educación Musical, Sociología, Información y Documentación, Estadística , Bioquímica, Física, Educación Primaria, Filología Francesa y Ciencias Ambientales.

Las universidades andaluzas sacan al «mercado» todos los años a miles de graduados. El año pasado, indican desde la Consejería de Trabajo, fueron 30.490. Los más numerosos, quienes se graduaron en Derecho (1.874 egresados en el curso 2016-2017), seguidos de Enfermería (1.469), Administración y Dirección de Empresas (1.306), Medicina (1.112), Psicología (1.105), Relaciones Laborales y Recursos Humanos (658).

Además, la universidad andaluza, indica el estudio, es territorio femenino. Así, seis de cada diez egresados en Andalucía fueron mujeres en el curso 2017-2018. Las mujeres ganan en casi todas las ramas. De hecho solo son minoría en las enseñanzas técnicas, donde los hombres son el 73,38 por ciento de los que acaban los estudios. En el resto, son más numerosas. Y arrasan especialmente en Magisterio (75,6 por ciento de los egresados son mujeres), en estudios artísticos (71,43 por ciento de mujeres) y en Ciencias de la Salud (69,53 por ciento de mujeres).

La inserción laboral, continua el estudio de la Junta, también tiene matices cuando se observa el sexo de quienes acaban sus estudios universitarios. En el caso de los hombres, el 56,19 por ciento están trabajando y de alta en la Seguridad Social al año de terminar su carrera. En las mujeres, solo el 51,07 por ciento. La media para todos los universitarios andaluces es del 52,67 por ciento, es decir, más de la mitad de quienes estudian un grado en está trabajando un año después.

Pero en Andalucía los egresados universitarios no solo trabajan por cuenta ajena. También se dan de alta como autónomos. Es lo que ocurre con el 7,3 por ciento de quienes estaban trabajando un año después de acabar la carrera. El mayor porcentaje se da en carreras como Ingeniería Técnica Industrial, Geografía, Bellas Artes, Psicología, Odontología, Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, donde más de la mitad de los jóvenes que las cursan trabajan por cuenta propia.

Y quienes ni están contratados ni autoempleados, están en paro. Este colectivo es del 12,44 por ciento de quienes acabaron la universidad en el curso 2016-2017. Son 3.793 alumnos que a 30 de septiembre del año pasado estaban dados de alta en el sistema como demandantes de empleo. La mayor parte eran de Magisterio (19,70 por ciento), Enseñanzas Artísticas (16,67 por ciento) y Ciencias Experimentales (16,03 por ciento).