Inicio de curso en Andalucía
Inicio de curso en Andalucía - Rocío Ruz
Educación

Menos alumnos, más profesores y más oferta de FP en un curso de transición en Andalucía

El año escolar se inicia rodeado de polémica política y con el reto de dar paso al modelo del Gobierno del cambio

Stella Benot
SevillaActualizado:

Todos los andaluces que tienen escolarización obligatoria y los que han optado por el Bachillerato o la Formación Profesional están ya en sus respectivas aulas en un curso escolar que está marcado por el cambio de modelo que quiere implantar el nuevo Gobierno andaluz y las urgencias porque todo haya estado listo para la vuelta al cole.

Por eso hay pocos cambios con respecto al curso anterior. El equipo de Javier Imbroda apenas ha podido pergeñar su modelo de Educación por más que el PSOE ha iniciado una campaña de denuncia de lo que considera una «privatización» de la Educación y un recorte de la enseñanza pública. Según los datos oficiales de la Consejería de Educación, este curso se inicia con cuatro mil alumnos menos en las aulas y con un incremento total de 750 profesores más. Con las recientes oposiciones para Primaria, la plantilla docente en Andalucía es de 102.000 profesores, la más alta de la historia, y a la que habría que sumar los inspectores educativos. El resultado es una menor ratio en las aulas en un proceso que continuará en los años siguientes ya que el próximo curso hay previstas oposiciones para Secundaria.

Por etapas educativas los datos son relevantes. En Infantil y Primaria es donde más descienden los alumnos. Hay 13.000 escolares menos debido a la bajada de la natalidad. Sin embargo, los padres y madres llevan a los niños que nacen a los centros de Educación Infantil entre 0 y 3 años a pesar de que a esas edades la escolarización es totalmente voluntaria. En estos años se superan los cien mil alumnos (107.431 exactamente se han matriculado) por primera vez en la historia en Andalucía, lo que supone que el 47% de los niños andaluces menores de 3 años ya van al cole. En Secundaria hay más alumnos, fruto de un repunte de los nacimientos en los años 2004 a 2007, y por ello se crean este curso 219 unidades más.

Reparto con la concertada

Uno de las principales batallas políticas  es el peso de las distintas modalidades de la Educación. Los datos oficiales recogen que este año hay 140 unidades más, sobre todo porque hay un importante crecimiento de la Educación Especial, una de las demandas de la comunidad educativa y de las prioridades del Gobierno andaluz. En esta materia, la concertada tiene 20 unidades más, mientras que se han creado 130 unidades más en la enseñanza pública. También se han suprimido unidades en ambos niveles precisamente por la falta de niños.

En términos generales, la concertada pierde este curso 7 unidades entre Infantil y Bachillerato mientras que se aumentan las de la pública, que gana 33 unidades más en toda Andalucía. Con los datos en la mano, la Educación pública sigue siendo hegemónica ya que representa el 78% de la enseñanza, mientras que la concertada llega al 17,5% y la privada supone un 4,4%, una representatividad que se mantiene estable al menos desde el curso 2016/2017.

FP dual

Una de las principales novedades de este curso académico es el aumento de la FP dual que acoge a 6.450 alumnos en 259 centros y con la colaboración de 4.725 empresas para la formación de los alumnos. Unos datos que muestran una importante evolución en los últimos seis años, precisamente en un sector demandado por el mercado laboral y sobre el que ha alertado la UE que ha reprendido a España por la poca formación de este tipo que oferta, muy lejos de la del resto de Europa.

En el año 2013, la Junta ofertaba 207 plazas en diez centros y el salto clave de esta formación se produjo en el curso 2017-2018. Ahora, Imbroda ha prometido que impulsará esta formación porque hay muchos andaluces que, cada año, se quedan sin plaza. También hay numerosas obras previstas para este curso académico por valor de 90,6 millones de euros en infraestructuras a los que habría que sumar 9,2 millones para equipamiento y otros 7 millones para inversiones en tecnología.

Becas

El Gobierno andaluz asegura que quiere apostar por la política de becas y por ello se incrementan las principales partidas. Las becas 6.000 llegan hasta 79.402 alumnos (11.315 más que el curso pasado), mientras que las de Segunda Oportunidad ofertan 2.284 plazas (128 más que el curso pasado), las Becas Adriano 4.291 plazas (281 más) y las de ayudas al transporte 39.730, lo que supone más de siete mil ayudas más que el curso pasado.

A pesar de este incremento, las becas llegan sólo a una pequeña parte de la comunidad educativa andaluza que está compuesta por 1.813.006 estudiantes en todos los niveles y 127.422 docentes repartidos en un total de 7.144 centros, tanto públicos como concertados y privados.