La Inspección debe velar por que se respete la igualdad de género en las ofertas de empleo - abc

El Ministerio sancionó en un año a 16 entidades por ofertas «sexistas»

El Ejecutivo multó en un año por un valor global de 135.000 euros a las empresas que incumplieron la ley

j. m.
sevilla Actualizado:

El máximo rango legal de una Ley orgánica como la de Igualdad hace que las instituciones del Estado se esfuercen por velar por su cumplimiento. El Ministerio de Trabajo no es una excepción y realiza al año miles de actuaciones a través de la Inspección de Trabajo para vigilar que no se producen situaciones de discriminación por sexo en los salarios de los trabajadores y en el acceso a un puesto de trabajo, pero también para salvaguardar que no se producen casos de acoso y se realizan los planes de igualdad en aquellas empresas que deben elaborarlos.

Todas estas iniciativas se enmarcan en el Plan de Actuación de la Inspección de Trabajo, activo desde que entró en vigor la Ley de Igualdad y por el que se inspeccionan a empresas de todo el territorio. Dentro de este plan se sitúa la inspección realizada a la empresa sevillana que puso una oferta de trabajo reclamando un «programador», lo que puede ser entendido como lenguaje sexista por parte de la administración. Esto puede ser una interpretación excesivamente rigurosa de la Ley, aunque, según comentan fuentes del Ministerio de Trabajo, se justifica en la necesidad de garantizar el derecho a la igualdad entre hombres y mujeres, y desactivar cualquier situación que implique discriminación. Como ejemplo citan la típica oferta de trabajo de un establecimiento hostelero en el que se buscan «camareros» y «cocineras». Según fuentes del Ministerio de Trabajo, en 2009, el último año del que tienen datos, se produjeron 492 actuaciones de la Inspección para dilucidar si se estaban produciendo situaciones de discriminación por sexo en el acceso al empleo. Al final, la Inspección estableció 16 sanciones a empresas que habían contravenido la Ley de Igualdad, que sumaron multas por un total de 135.000 euros. Además, la Inspección hizo 160 advertencias a empresas sobre posibles incumplimientos en esta cuestión, que rectificaron su actitud y evitaron la multa.

Tal como señalan desde el Ministerio, estas inspecciones son «normales y se realizan de forma habitual, es decir, forman parte de la planificación de la Inspección. Además, la vigilancia puede realizarse de oficio, esto es, con actuaciones planificadas, aunque también pueden estar motivadas por anuncios que lleguen a los servicios públicos de empleo y a través de alguna denuncia.

Muchas de estas investigaciones no terminan en sanción, ya que no se detecta mala fe en la formulación de la oferta y, tras apercibir al empresario, este modifica el anuncio. Como añaden desde el Ministerio, «no todo el mundo tiene el lenguaje no sexista en la cabeza». La igualdad en el acceso al trabajo no es lo único que vigila la Inspección, que también vela por que se cumplan los planes de igualdad, en garantizar que no se producen discriminaciones por salario y que se protege la maternidad, así como casos de acoso sexual. En 2009 hubo más de 6.200 actuaciones en esta materia.