María Jesús Montero ha presentado ha presentado a Carmen Casilla, secretaria general de UGT-A - Raúl Doblado

La ministra Montero cree que, «más allá de nomenclaturas», lo importante es la voluntad de llegar a acuerdo

María Jesús Montero trata de explicar que un «gobierno de cooperación» se trata de un «gobierno que sea capaz de acoger, «no necesariamente en su interior, otras sensibilidades políticas»

SevillaActualizado:

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, ha manifestado este miércoles que, más allá de «nomenclaturas», lo importante es la voluntad de PSOE y Unidas Podemos de intentar llegar a puntos de encuentro de cara a la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno y del desarrollo de la tarea de Legislatura.

Montero se ha pronunciado así, en declaraciones a los periodistas en Sevilla, antes de presentar a la secretaria general de UGT-A, Carmen Castilla, con motivo de su participación en los desayunos informativos de Europa Press Andalucía en colaboración con Fundación Cajasol, Orange, Atlantic Copper, Laboratorios Vir y Fujitsu.

Tras ser preguntada sobre qué significa un «Gobierno de cooperación», Montero ha señalado que, como transmitió ayer la portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Adriana Lastra, las conversaciones que se han mantenido, fundamentalmente con Unidas Podemos, por parte del presidente en funciones «abundan en la idea de explorar la posibilidad de conformar un gobierno que permita incorporar a personas con perfiles distintos que tengan capacidad de asumir áreas específicas».

Dicho de otra manera, según ha añadido, el futuro Ejecutivo tiene que ser un gobierno que sea capaz de acoger, «no necesariamente en su interior, otras sensibilidades políticas que van a ser necesarias para apoyar la investidura y los proyectos de gobierno que den estabilidad también en el futuro a la labor del Ejecutivo».

«Más allá de las nomenclaturas o de los matices, lo importante es la voluntad que se expresó por parte del PSOE y de Unidas Podemos de intentar llegar a puntos de encuentro, que permitan, en base al acuerdo programático, desarrollar una tarea de legislatura que básicamente se fundamente en la justicia social y en una recuperación económica que permita devolver derechos a las personas», ha señalado la ministra.

Financiación autonómica

En este mismo encuentro, María Jesús Montero ha valorado que el Parlamento andaluz surgido de las elecciones del 2 de diciembre haya asumido la reclamación sobre financiación autonómica que la propia Cámara aprobó la pasada legislatura como «materia para, a partir de ahí, empezar a negociar» un nuevo modelo, si bien ha advertido de que «todas las cifras se tienen que actualizar».

En la anterior legislatura, el Pleno del Parlamento andaluz aprobó, con los votos a favor de PSOE-A, PP-A, Podemos e IULV-CA, y el único rechazo de Ciudadanos (Cs), el dictamen surgido de un grupo de trabajo creado para fijar una posición común en defensa de los intereses de Andalucía en materia de financiación autonómica, y se acordó reclamar al Gobierno de la Nación 4.000 millones más para la comunidad en el nuevo modelo de financiación.

Montero, que cuando se aprobó dicho dictamen era consejera de Hacienda de la Junta de Andalucía, ha señalado este miércoles que se alegra de que dicha «posición de la comunidad autónoma» que «se elaboró» a partir del «impulso del Gobierno anterior», del PSOE-A, «sea la que se coja por parte del conjunto del nuevo Parlamento como materia para, a partir de ahí, empezar a negociar», pero ha matizado que, «evidentemente, todas las cifras se tienen que actualizar», porque los datos surgían en función de «qué momento base se cogía» para, a partir de ahí, «proyectar la cifra».

En todo caso, ha agregado que, «más allá de las cifras en concreto», se necesita «con bastante premura, casi con urgencia, un nuevo modelo de financiación autonómica», sobre todo por parte de algunas comunidades autónomas como Andalucía o Comunidad Valenciana, que «permita superar un diferencial que en este momento existe entre comunidades mejor y peor financiadas, que está en torno a 800 euros por habitante».

«No hay variable que justifique esa diferencia de financiación», según ha remachado la titular de Hacienda, quien ha remarcado que, «cuanto antes conformemos el Gobierno» central, «mayor capacidad y prontitud tendremos para negociar un nuevo modelo» de financiación.