Los trabajadores de Navantia en una de las manifestaciones de los últimos días
Los trabajadores de Navantia en una de las manifestaciones de los últimos días - EFE/Román Ríos

Navantia se felicita por haber salvado el contrato de las corbetas en San Fernando

Susana Díaz ejerce de mediadora con el Gobierno y le agradece su «sensibilidad»; el PP critica que se hayan puesto en riesgo 6.000 empleos

Cádiz/SevillaActualizado:

Las caras de los trabajadores de Navantia en San Fernando eran este jueves otras cuando anunciaban, a la vez que el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios lo hacía en el Parlamento, que el contrato de las cinco corbetas para Arabia Saudí seguía vigente, lo que les garantizaba trabajo para unas 6.000 familias de la Bahía de Cádiz hasta el año 2020. El presidente del comité de empresa, Jesús Peralta, confirmaba a sus compañeros que todo seguía adelante, «seguiremos vigilantes», advertían sin embargo.

Los trabajadores de la factoría se mostraban convencidos de que la presión que han ejercicio ha sido clave para la feliz resolución del conflicto, «a las protestas de la calle se unió la de la gente que estaba trabajando en Riad. Ha sido un triunfo más de las movilizaciones que de la diplomacia porque, sin las protestas, no se hubieran activado las negociaciones», aseguraba el presidente del comité de empresa al tiempo que insistía en que «así se lo han dicho personas de muy diversos ámbitos», dijo sin aclarar muy bien cuáles. En cualquier caso, no es ningún secreto que han estado en permanente contacto con el Gobierno andaluz.

Jesús Peralta trató de evitar la polémica pero sí sugirió que han echado en falta más apoyo por parte de Navantia en el Ferrol, donde no ha habido movilizaciones por este conflicto.

Si el vicepresidente de la Junta anunciaba por la mañana en el Parlamento que todo se había solucionado, a la presidenta Susana Díaz no le faltó tiempo para repetir, en varias ocasiones durante sus intervenciones en el pleno del Parlamento que se celebró ayer, que agradecía la «sensibilidad» del Gobierno central en este asunto. La presidenta se presentaba así como mediadora en un conflicto del que ha estado muy pendiente desde el primer momento.

Es más, el propio Gobierno autonómico ha anunciado en varias ocasiones los contactos contínuos con el Gobierno central para mediar en un asunto que es absolutamente estratégico para Andalucía desde el punto de vista del empleo pero también electoral. Susana Díaz habló directamente con Pedro Sánchez sobre este asunto mientras que Jiménez Barrios ha estado en contacto permanente con la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Un intenso trabajo diplomático, también desde Andalucía, que ha terminado con la garantía de empleo para la Bahía de Cádiz.

Sin embargo, la versión del Delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, no coincide exactamente con la del Ejecutivo de Susana Díaz. Gómez de Celis afirmó que el Ejecutivo «oficialmente nunca puso en cuestión ningún contrato con Arabia Saudí» y que todo «fue fruto de filtraciones periodísticas».

El PP, por su parte, acusó al Gobierno andaluz y a Pedro Sánchez de haber puesto «en riesgo» los 6.000 empleos de Navantia en la Bahía de Cádiz. «Pedro Sánchez ya no es sólo su problema, se ha convertido en el problema de todos los andaluces». El presidente del PP en Cádiz, Antonio Sanz, pedía al PSOE que no vuelva a «poner en peligro a los astilleros y el futuro de la industria naval y no vuelva a meter la pata».