Concentración de protesta de eventuales del SAS
Concentración de protesta de eventuales del SAS - RAÚL DOBLADO
FUNCIÓN PÚBLICA

El nombramiento de interinos en el SAS será recurrido por «discriminatorio»

Colectivos contrarios al acuerdo critican que no se utilice el sistema de bolsa de empleo

SEVILLAActualizado:

La iniciativa de la Junta para convertir en interinos alrededor de 15.000 eventuales del Servicio Andaluz de Salud (SAS), al objeto de darles una mayor estabilidd en los puestos de trabajo, tiene tantos partidarios como detractores, estos últimos especialmente por el sistema elegido. Y todo parece indicar que serán los jueces los que finalmente determinen o no su viabilidad. La fórmula elegida por el Gobierno andaluz para el cambio de estatus, el tiempo de permanencia en el puesto de trabajo que ya ocupa, en lugar de la bolsa única de empleo, ha provocado la airada reacción de un importante número de profesionales. La primera en anunciar la impugnación ha sido la Asociación Nacional de Interinos y Laborales (ANIL), presidida por el abogado gaditano Manuel Martos.

Sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía han determinado el derecho de los trababajadores eventuales a ser mantenidos en sus puestos «de manera interina hasta en tanto no se proveyere de manera legal y reglamentaria y sin perjuicio de las facultades que corresponden a la Administración al respecto».

El acuerdo suscrito por el SAS con UGT, CC.OO. y el Sindicato Médico (adscrito a la Federación Faspi) persigue «dar estabilidad a quien se encuentra ya prestando servicios, con nombramiento eventual de forma concatenada, al menos por un periodo de 12 o más meses en un periodo acumulado de dos años en un mismo centro de gasto, en el supuesto de acreditarse la existencia de una plaza vacante o de sustitución de larga duración que debe ser formalizada mediante un nombramiento de personal interino o sustituto».

Las dudas legales que se desprenden del texto ha llevado a algunas de las organizaciones contrarias al acuerdo a solicitar, antes de pronunciarse, informes a sus servicios jurídicos. En ellos se concluye, en el caso de Satse, que el procedimiento que debería utilizarse, en contra de lo que preconiza el SAS, es ofertar las vacantes declaradas por bolsa a todos los demandantes de empleo que tengan solicitado en el centro, y que en función de su puntuación puedan acceder a los nombramientos de interino.

El Sindicato de Enfermería Satse y ANIL están a favor de presentar los recursos. «Nuestra postura es favorable a convertir los 15.000 puestos que están ocupados por eventuales estructurales en interinidades vacantes», afirma el secretario general de Satse en Andalucía, Francico Muñoz. «Con lo que no estamos de acuerdo es con la fórmula, porque entendemos que las sentencias lo que obligan es a convertir esos puestos en interinidades vacantes, y no que las personas que lo ocupen sean interinos vacantes».

Satse sostiene que el sistema de selección del personas es la bolsa única que funciona desde 2005, y que esos son los criterios que deben utilizarse para la cobertura de las 15.000 vcantes. «Hay personas demandantes de empleo que están en el sistema de selección de bolsa que tienen derecho a que se le oferte la vacante, y con el sistema del SAS van a verse perjudicadas».

Para el Sindicato de Enfermería este procedimiento es «suceptible de recurso». No ocurre lo mismo con el acuerdo como tal, «que ha sido suscrito de forma legítima y por una parte mayoritaria de la Mesa de Sanidad. Sin embargo, por los efectos individuales que pueda producir sí entendemos que tendrían viabilidad las impugnaciones», subraya Ferancisco Muñoz.

Desplazados

Manuel Martos, abogado y presidente de ANIL, considera el sistema «disctriminatorio. Por ejemplo no se tiene en cuenta a los desplazados. Hay muchísimas personas que aceptan contratos, e interinidades incluso, en localidades distintas a las suyas con tal de coger puntos para acercase poco a poco a otros puestos de su preferencia». Y se da la circusntancia, con el sistema elegido por el SAS en el acuerdo con los sindicatos, que no se tiene en cuenta el mérito acumulado, o la antigüedad, que sin embargo sí se reflejan en la bolsa.

ANIL ha decidido impugnar el acuerdo, paso que también darán los trabajadores que se sientan afectados a título individual. La batalla de este colectivo va más allá, ya que su pretensión es que todo empleado público temporal que concatene contratos durante más de tres años debería ser considerdo laboral indefinido no fijo, con derecho a una indemnización en caso de despido. Según Martos, «la interinidad tiene fecha de caducidad. Hacer a la gente interina no es hacerla estable», proclama. Y a esto se le suman que existen «situaciones discriminatorias».

Según Martos, «se está confundiendo a los trabajadores del SAS, ya que se quiere hacer ver por la propia administración, y varios sindicatos, que la interinidad es dotar de estabilidad, lo cual no es cierto y es solución bien peligrosa. El Tribunal de la UE no sentencia que la administración deba otorgar estabilidad mediante interinidades. Las interinidades determinan el cese en cualquier momento sin previo aviso alguno, no pudiendo las mismas superar el plazo máximo de trers años. Es decir -enfatiza- dentro de tres años tendremos el mismo problema ampliado».

Javier Martínez, responsable del área de Sanidad de CSIF-A, asegura que la postura de su organizción es contraria a los postulados del SAS en lo que al sistema se refiere, pero en principio la intención es no presentar recurso alguno.

El recurso puede conllevar, explica, a que todo se paralice y que «unos por otros la casa sin barrer. Si hay 15.000 trabajadores en una situación atípica y se detiene el proceso, a lo mejor es lo que está esperando la Administración para decir ni para unos ni para otros». No obstante, los afiliados de CSIF que se puedan sentir perjudicados tendrán el asesoramiento de los servicios jurídicos del sindicato.

«En su día hicimos un acuerdo sobre bolsa, que es el que respeta la igualdad, el mérito y la capacidad, y es lo que se tiene que aplicar en este caso». Con el sistema elegido, lamenta Martínez, «gente con menos puntos puedan en un momento dado coger interinidades que otros con más puntuación».

Igualdad, mérito y capacidad

La importancia de la bolsa única del Servicio Andaluz de Salud radica en que es el listado donde se inscriben los aspirantes a un empleo temporal por medio de una solicitud, o para la promoción interna. A través de un baremo y en función de los puntos acumulados bajo los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad se accede al puesto de trabajo. La inscripción se realiza en modelos normalizados mediante sistema electrónico a través de la página Web oficial del SAS. Hay dos modalidades distintas de acceso: el turno libre, previsto para todos aquellos aspirantes que no tengan la condición de personal fijo en la categoría en la que se pretende la inscripción, y el turno de promoción interna temporal, reservado para el personal estatutario fijo dependiente del SAS.

,