Imagen de la nueva organización del grupo parlamentario socialista
Imagen de la nueva organización del grupo parlamentario socialista
Política

El nuevo orden en el PSOE andaluz

La bancada socialista en el Parlamento evidencia el cambio de ciclo: sólo Susana Díaz sigue en el puente de mando

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La distribución de los asientos en el Parlamento es tan importante como las mesas en las bodas. Hay quien se ha llevado mucho tiempo pensando para distribuirlos correctamente. El PSOE andaluz ha estrenado organización interna y llama la atención que Susana Díaz es la única de todo el equipo directivo que se mantiene en su puesto con respecto a la legislatura anterior. Eso sí, ha retrocedido una fila ya que ahora no se sienta en los bancos verdes, reservados al Gobierno.

La muestra más evidente del nuevo status quo en el socialismo andaluz es el lugar que han asignado a Mario Jiménez, el todopoderoso portavoz que estuvo en las quinielas de Griñán para ser su sustituto en lugar de Susana Díaz y a quien la lideresa cesó de manera fulminante el pasado julio. Su sitio está ahora en la última fila. Pero no está solo ni mucho menos. Si bien su destitución ha sido la más sonada, y la que ha abierto una importante grieta en el PSOE andaluz, está acompañado por quienes, como él, tenían antes mando en plaza.

Junto a Jiménez está Juan Pablo Durán, presidente del Parlamento en la anterior legislatura y que ha pasado de ser la segunda autoridad de la comunidad autónoma a diputado raso. María José Sánchez Rubio, exconsejera de Igualdad, Javier Fernández, exconsejero de Turismo y Javier Carnero, exconsejero de Empleo, completan esta fila. Todo un mensaje para el resto del grupo parlamentario y, en general, para todo el PSOE andaluz.

Porque hay otro dato a tener en cuenta. Junto a Susana Díaz en la dirección del grupo no hay nadie de las dos provincias «en rebeldía»: Huelva y Jaén, salvando, claro está, al nuevo portavoz, José Fiscal, onubense aunque la mayoría de la provincia se está poniendo del lado de Mario Jiménez.

La lideresa andaluza ha elegido para esta nueva etapa a tres personas que fueron de su Gobierno, si bien ninguno tenía peso político importante ni formaba parte del núcleo duro de la expresidenta. Así, Rodrigo Sánchez-Haro (Almería) es el nuevo secretario y Rosa Aguilar (Córdoba) es la portavoz adjunta. Junto a ellos se mantiene Manuel Jiménez Barrios (Cádiz), el exvicepresidente de la Junta que cada vez está más alejado de las tesis de San Vicente.

Para terminar de cerrar el círculo, a la secretaria general del PSOE andaluz se le ha abierto otro frente en Sevilla. El alcalde Juan Espadas ha cesado de manera fulminante (¿siguiendo tal vez los mismos modos que su lideresa?) a su delegada de Bienestar Social, Encarnación Aguilar, que entró en la lista municipal por «petición» directa de Susana Díaz. La expresidenta mantiene todavía en el círculo de poder del Ayuntamiento a otra mujer de su confianza, Sonia Gaya, quien, por cierto, acudió el miércoles por la noche al Parlamento a pesar de no ser diputada. ¿Llevaría algún mensaje?