Antonio Maíllo
Antonio Maíllo - EP
Polémica

La oposición pide explicaciones por el nombramiento del abogado de los ERE y de un imputado

El PP pide prudencia y ver qué trabajos realizan mientras que Ciudadanos asegura que ahora no se pide «ni el carné, ni filias ideológicas o familiares»

SevillaActualizado:

Los nombramientos llevados a cabo este martes por el Gobierno andaluz siguen generando una polémica que ha llegado al Parlamento. Los portavoces de los grupos de la oposición, PSOE y Adelante Andalucía, han pedido explicaciones sobre los nombres más polémicos, el director general de la Oficina Judicial y el Secretario General de Cultura.

Es más, Antonio Maíllo, portavoz de Adelante, ha pedido la dimisión de Fernando Francés, secretario general de Cultura que está imputado de un delito contra el patrimonio. «Si fuera coherente, debería dimitir», dijo al tiempo que aseguraba que «la actividad profesional de la gente es respetable, pero los gobernantes tienen que elegir a quién encargan determinadas tareas. La elección del principal abogado de Guerrero no es un perfil que ni entendemos ni compartimos».

En este mismo sentido, Mario Jiménez, portavoz del PSOE, pidió explicaciones por ambos nombramientos. «Creemos que hay una confusión de derechos porque altos cargos van a tener que defender tareas que pueden colisionar con sus actividades privadas».

El PSOE ha anunciado que tomará decisiones una vez que conozca las explicaciones del Gobierno.

Pero este miércoles, las respuestas vinieron de los grupos parlamentarios que sustentan el Ejecutivo de coalición. Así, José Antonio Nieto, portavoz del PP que se estrenaba en esta tarea pedía «prudencia y a ver qué trabajos realizan. Vamos a darles un voto de confianza porque no vamos a hacer tratamientos preventimos. Somos respetuosos con nuestos socios en las personas que han elegido».

Desde Ciudadanos, el portavoz adjunto Fran Carrillo contrapuso la forma de nombrar a altos cargos del nuevo Ejecutivo del PP y Ciudadanos con la del PSOE en la Junta, que contrataba, ha dicho «en función del carné del partido, de las filias ideológicas, de la cercanía y en algunos casos de la familia o del parentesco». Sin embargo, hay que tener en cuenta que Carlos Rodríguez Sierra es el esposo de la jefa de comunicación del vicepresidente de la Junta, Juan Marín.