El presidente nacional del PP, Pablo Casado, acompañado de Juanma Moreno en Sevilla
El presidente nacional del PP, Pablo Casado, acompañado de Juanma Moreno en Sevilla - EFE
Elecciones 28-A

Pablo Casado promete suprimir «por ley» el impuesto de sucesiones y donaciones si llega al Gobierno

«El programa de Juanma Moreno es el que yo quiero para el Gobierno central», ha proclamado el presidente del Partido Popular en el comité ejecutivo andaluz

SevillaActualizado:

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha apelado a la épica del histórico cambio en Andalucía, que ha acabado con 37 años ininterrumpidos de hegemonía socialista, para llegar a La Moncloa en las próximas elecciones generales del 28 de abril. «El programa de Juanma Moreno es el que yo quiero hacer a nivel nacional», ha proclamado este viernes en el comité ejecutivo regional del PP en Sevilla.

El dirigente popular propone replicar muchas de las medidas que han llevado al presidente del PP andaluz al Gobierno andaluz para «consolidar el cambio», empezando por «una revolución fiscal» que baje la presión del IRPF y promueva la supresión de los impuestos de sucesiones y donaciones, patrimonio, actos jurídicos documentados e incentivos para «blindar el ahorro» y el emprendimiento.

En este terreno, ha prometido «suprimir por ley» el impuesto que grava las herencias tan pronto como llegue a la Moncloa. Moreno, en su intervención previa, recordó que ha iniciado los trámites para rebajar al 99% el impuesto de sucesiones y donaciones a los familiares directos, si bien el Estado tiene la competencia de suprimirlo o mantenerlo porque está regulado por una ley estatal.

Lo que ha llamado «el ejemplo andaluz» es el espejo en el que se mira para gobernar España frente al modelo de Pedro Sánchez, que «es el de la Junta de Andalucía», de Manuel Chaves, José Antonio Griñán y Susana Díaz. También ha advertido de que el Gobierno socialista «no se va a cortar a la hora de hacer lo que haga falta para discriminar a Andalucía».

Frente a las denominadas «fake news», en alusión a la supuesta regularización de las mujeres inmigrantes embarazadas, Casado resumió su programa en que «queremos que a la gente le vaya bien, que pague menos impuestos, que tengan más facilidades para montar una empresa, para ser padres y madres», así como «no tener casos escandalosos como los Faffe y los ERE».

En su intervención ante dirigentes del PP andaluz y alcaldes, donde también estaba presente la exministra Fátima Báñez, el presidente del PP regional y jefe del Gobierno autonómico, Juanma Moreno, ha arengado a las filas a ponerse el «mono de trabajo» y «dejarnos la piel y recorrer hasta el último centímetro de Andalucía con el mensaje del cambio» de cara a las elecciones generales y municipales.

«Necesitamos un gobierno amigo» en Madrid, ha subrayado Moreno en su intervención, que ha estado precedida por la de la presidenta del PP de Sevilla, Virginia Pérez, y la del candidato del PP a la Alcaldía de Sevilla, Beltrán Pérez. El presidente de la Junta ha sacado pecho por su gestión durante los 56 días al asegurar que ya ha cumplido «más del 50 por ciento de los compromisos adquiridos para los cien primeros días».

El presidente del PP andaluz ha criticado al anterior gobierno socialista por «perezoso y con los brazos caídos»

Moreno considera que ganar en las generales sería un revulsivo para las municipales, haciendo hincapié en la batalla por Sevilla, una plaza clave para los populares que «ha sido olvidada por el socialismo andaluz». La expresidenta andaluza y secretaria general del PSOE en Andalucía, Susana Díaz, se ha convertido en blanco de sus críticas al calificar con insistencia a su gobierno como «perezoso, con los brazos caídos y que no trabaja» y ayuno de ambición, que «ha escondido a más de medio millón de andaluces en las listas de espera» sanitarias.

Antes el dirigente popular había manifestado que «Pablo es uno de los nuestros» y que «el objetivo de las elecciones generales es esencial para el objetivo de las elecciones municipales».