Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, nuevo delegado del Gobierno en Andalucía
Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, nuevo delegado del Gobierno en Andalucía - Vanessa Gómez

Pedro Sánchez elige a los rivales orgánicos de Susana Díaz para los cargos clave

El nombramiento, que se producirá este viernes, de Alfonso Rodríguez Gómez de Celis cierra el círculo del líder del PSOE

SevillaActualizado:

Todavía quedaba alguna esperanza en el Gobierno andaluz de que Pedro Sánchez pudiese tener un gesto con Susana Díaz. Faltaba por nombrar al delegado del Gobierno en Andalucía, este viernes lo hará el Consejo de Ministros, y lo habitual hasta ahora había sido pactar a una persona de consenso puesto que, además, su trabajo principal va a consistir en hacer de enlace entre las políticas del Gobierno central y las del Ejecutivo andaluz.

Ha habido, incluso, épocas no tan lejanas en las que era el propio presidente de la Junta quien elegía a la persona a ocupar la sede institucional de la Plaza de España.

Pero la intención de Pedro Sánchez no es conciliadora. Ni mucho menos. Y lo ha dejado claro eligiendo para este cargo al principal rival político de la presidenta. Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (Sevilla, 1970) el referente del sanchismo en Andalucía, y quien se ha enfrentado a la presidenta en todos los procesos internos del PSOE desde que ambos eran casi unos adolescentes.

Desde que empezó a elaborar su Gobierno, Pedro Sánchez había pensado en Gómez de Celis para ocupar este cargo tan delicado. Por eso se sucedían los nombramientos y su nombre permanecía sin salir para sorpresa de muchos ya que Celis ha estado junto a Pedro Sánchez desde el inicio de su trayectoria política, abriéndole las agrupaciones del PSOE andaluz en los tiempos más complicados para el ahora líder socialista.

El mensaje interno

La elección de este socialista sevillano tiene, además, un importante componente orgánico que no pasa desapercibido en los círculos internos del PSOE. Gómez de Celis es prácticamente de la misma edad que Susana Díaz (exactamente cuatro años mayor) por lo que está en la plenitud de su vida política y puede tener mucho futuro en el PSOE andaluz, sobre todo, si se produjese cualquier crisis en el Gobierno de la Junta.

Una posibilidad que, teniendo en cuenta las circunstancias políticas de los últimos días, podría suceder. Mucho más considerando que se espera la sentencia del caso ERE para mediados del próximo añoy que hay elecciones autonómicas previstas para marzo de 2019.

De todas maneras, Pedro Sánchez no ha dejado nada al azar con respecto al PSOE andaluz en esta segunda vida política que lo ha llevado hasta la Moncloa. El presidente ha situado a varios socialistas andaluces en puestos claves del Gobierno.

Y todos, casualmente, fuera de la influencia de Susana Díaz o, abiertamente enfrentados a ella. Eso además de tener unos curriculos muy solventes y de ser respetados en sus respectivos ámbitos profesionales.

Los ministros

En ese contexto hay que entender los nombramientos de Carmen Calvo (vicepresidenta y ministra de Igualdad), quien lleva años enfrentada al aparato de Susana Díaz en Andalucía, y el ministro de Cultura, José Guirado, el último fichaje y que se atribuye a la influencia precisamente de la vicepresidenta del Gobierno. El ministro Luis Planas ha sido el único andaluz que se atrevió a plantar cara a Susana Díaz en la pugna interna por el liderazgo en el partido en Andalucía.

Las trabas para conseguir el elevado número de avales —precisamente el encargado de recogerlos fue Alfonso Rodríguez Gómez de Celis— le impidieron llegar hasta las urnas y Susana Díaz fue nombrada por aclamación. Ahora Planas es ministro de Agricultura, una materia muy sensible en Andalucía y que él conoce a la perfección.

María Jesús Montero, la ministra de Hacienda, también podría tener un futuro político rutilante, en el caso de que hiciese falta un nuevo liderazgo en Andalucía.

Pero no se trata solo de la primera fila. En el principal núcleo de poder del nuevo Gobierno, el Gabinete del presidente, está Francisco Salazar Rodríguez, exalcalde de Montellano y una persona muy cercana a Francisco Toscano, uno de los andaluces que más cerca está de la toma de decisiones de Sánchez aunque lo haga desde su pueblo de Dos Hermanas donde es alcalde o desde su casa en Alcalá de Los Gazules (Cádiz)