La secretaria general del PSOE, Susana Díaz, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
La secretaria general del PSOE, Susana Díaz, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez - J.M. Serrano
Listas electorales para el 28A

Pedro Sánchez sólo gana, de momento, en Cádiz su pulso con Susana Díaz

María Jesús Montero y Alfonso Rodríguez Gómez de Celis ocupan los dos últimos puestos en la propuesta de Sevilla

Stella Benot
SevillaActualizado:

La disputa interna que se está viviendo entre las direcciones regionales y federal del PSOE se recrudeció este miércoles cuando se constató que la mayor parte de las provincias presentarán una lista para las elecciones del 28A con los afines a Susana Díaz y no a Pedro Sánchez, a pesar de que se debate la composición del futuro grupo parlamentario en el Congreso para la próxima legislatura.

Así, sólo en Cádiz capital ha ganado la propuesta de Sánchez y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha sido votado por los militantes para encabezar la lista al Congreso, mientras que en el resto de las provincias se han impuesto los susanistas. Sin embargo, hasta el sábado no habrá una propuesta oficial por parte de las ocho provincias andaluzas cuando se celebren los «congresillos». Será entonces cuando se cierren definitivamente las propuestas de las provincias y cuando se podrá verificar si el PSOE andaluz está dispuesto, de verdad, a echar un pulso al secretario federal.

El argumento de los dirigentes provinciales del PSOE es rotundo. Se amparan en los estatutos vigentes en el partido (los que aprobó la dirección impulsada por Pedro Sánchez) para dejar toda la responsabilidad en manos de los militantes que son quienes han votado a los integrantes de estas listas.

Es decir, se sacuden la responsabilidad de estas elecciones argumentando la libertad de la militancia. Pero también es cierto que, en el caso de Sevilla por ejemplo, la participación no sube del 40% de los militantes, precisamente los que están más implicados en la vida orgánica del partido.

Problema en Sevilla

En Sevilla están las cosas muy complicadas porque los elegidos por las agrupaciones han sido precisamente quienes formaron parte de la Ejecutiva Federal del PSOE que obligaron a dimitir a Pedro Sánchez. Así, el más votado por los militantes sevillanos ha sido Antonio Pradas seguido de José Manuel Girela, Carmen Cuello y Alejandro Moyano y han dejado para los últimos puestos a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y al delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, precisamente los dos nombres señalados por la dirección federal para encabezar la candidatura.

Para tratar de revertir la situación hay una negociación abierta entre San Vicente y Ferraz si bien no hay acuerdo por el momento porque Pedro Sánchez quiere a tres afines en los cuatro primeros puestos (incluyendo también al exalcalde de Montellano, Francisco Salazar, que trabaja codo a codo con él en la Moncloa) y Susana Díaz sólo le ofrece dos.

En Córdoba la situación es similar ya que los más votados son Antonio Hurtado, María Jesús Serranorelegando a Luis Planas, ministro de Agricultura y hombre de Sánchez.