Sergio Romero, de Ciudadanos, en el Pleno del Parlamento andaluz
Sergio Romero, de Ciudadanos, en el Pleno del Parlamento andaluz - J.M. SERRANO

El portavoz de Ciudadanos al PSOE de Andalucía: «Se acabó la fiesta»

Sergio Romero se convierte en protagonista de la sesión de control culpando a los socialistas de los «siete pecados capitales»

SevillaActualizado:

El protagonista de la primera sesión de control al Gobierno andaluz en la XI Legislatura no ha sido, curiosamente, ni el presidente Juanma Moreno ni la presidenta saliente, Susana Díaz, sino el portavoz de Ciudadanos, Sergio Romero, quien ha tenido una actitud muy agresiva y de acusaciones para con el PSOE, a quienes apoyaban hasta el pasado 2 de diciembre.

El portavoz de Ciudadanos ha advertido al PSOE que con la llegada del Gobierno entre su formación y el PP, «se acabó la fiesta».

Entre otras cuestiones, Romero ha dicho que el PSOE «ha cometido los siete pecados capitales de la política gastando el dinero con gula, usando tarjetas de crédito en prostíbulos con lujuria, gobernando con soberbia, agarrándose a los sillones por avaricia, haciendo la vista gorda a la corrupción por pereza y llevando a cabo una oposición con ira y envidia».

Romero ha sostenido que los socialistas se olvidaron hace años de para quién gobiernan, los andaluces, y solo lo hacían «para los suyos, para sus redes clientelares y para perpetuarse en el poder».

«Andalucía lleva 37 años supurando la pus de la corrupción y esa herida que nos duele a los andaluces y hay que curarla. Cada imputado es una puñalada a los andaluces, y el anterior Gobierno hizo hasta 70 nombramientos a dedo del SAS y se gastó 200.000 euros en la fiesta de la inauguración de un chiringuito», ha sido otra parte de su argumentación.

Unas palabras que han ido encendiendo a la bancada socialista que ha llegado a su culmen cuando Sergio Romero ha sacado una foto con los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán y otros ex altos cargos de la Junta en el banquillo de acusados del juicio del caso de los ERE.

La bronca en la Cámara ha sido tal que su intervención ha tenido que ser detenida en hasta dos ocasiones por la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, ante los gritos de la bancada socialista. Bosquet ha pedido a Romero que se circunscribiera al contenido de la pregunta ante las quejas que le estaba trasladando Verónica Pérez, una de las representantes del PSOE-A en la Mesa del Parlamento.