El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Lorenzo del Río en una visita institucional al Parlamento andaluz en junio de 2018
El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Lorenzo del Río en una visita institucional al Parlamento andaluz en junio de 2018 - Juan Flores

El presidente del TSJA se reúne con los instructores del caso ERE antes de una inspección del Poder Judicial

El presidente del TSJA se reúne con Vilaplana y Núñez, que sigue de baja

SevillaActualizado:

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, se reunió ayer con la juez instructora del caso ERE, María Núñez Bolaños, que vuelve a estar de baja por enfermedad desde el día 3. Se vio con ella y con su juez de refuerzo, José Ignacio Vilaplana, que se ha hecho cargo de las macrocausas de corrupción cuando más cuestionada está la actuación de la magistrada. A mediados de junio, la plantilla de la Fiscalía Anticorrupción en Sevilla al completo elevó una queja al fiscal jefe, Alejandro Luzón, denunciando la dejación de funciones, arbitrariedad y retrasos injustificados en las causas ERE, Avales y Agencia IDEA.

Después de recibir un pormenorizado informe de 110 folios, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) abrió unas diligencias informativas para determinar si abre un expediente disciplinario a la juez por alguna falta leve, grave o muy grave que puede ser castigada con un mero apercibimiento o incluso la separación de la carrera judicial.

Según informaron a ABC fuentes del órgano de gobierno del Consejo, está programado que a mediados de octubre tres miembros del servicio de inspección del CGPJ acudan al juzgado para recabar información y conocer de primera mano el estado de las macrocausas y la labor de la instructora, que ha estado de baja antes y después de sus vacaciones. Estas inspecciones son habituales en las diligencias informativas. La fecha prevista para realizarla es el 15 de octubre.

Antes de que este trabajo de revisión se lleve a cabo, el máximo responsable del TSJA se ha reunido con la juez en un encuentro de trabajo para el que no estaban convocados los medios de comunicación. Al término del mismo, declaró a un grupo de periodistas que esta reunión era «lógica» y la vinculó a la baja de la magistrada cuyos motivos concretos el TSJA no hace público s para preservar su intimidad. Lo que trascendió del contenido del encuentro es el deseo del presidente de «que no haya suspensiones ni paralización de ningún tipo» y el juzgado «no se vea afectado» en las instrucciones de las macrocausas de corrupción relacionadas con la gestión de fondos públicos por parte de la Junta de Andalucía durante la etapa socialista.

La juez sustituta, ausente

En la reunión no estuvo presente la juez Bendición Pavón, que desde el pasado lunes y hasta el día 30 se hace cargo de los asuntos ordinarios del juzgado durante la ausencia de la titular del mismo. Pavón estaba de guardia.

Con anterioridad a la queja unánime de los fiscales hacia la actuación de Núñez en las instrucciones que heredó de la juez Mercedes Alaya, el Alto Tribunal andaluz había realizado visitas de inspección al juzgado de los ERE y había elevado informes al CGPJ cuyo contenido no es público. Dichas inspecciones rutinarias las realizan los tribunales de Justicia autonómicos por delegación del máximo órgano de gobierno de los jueces.

El 14 de mayo de 2018, el propio presidente del TSJA visitó el juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla para conocer el estado en que se encontraban las macrocausas (ERE, Formación, Avales I yII, Transferencias de Financiación y Préstamo a Santana). Por entonces, ya era notorio el creciente desencuentro entre la juez instructora y los fiscales que intervienen en las instrucciones, que estaban preocupados por sus dilaciones, así como por sus reiteradas negativas a practicar diligencias que solicitaban para avanzar en estas investigaciones.

Estos choques entre Núñez y el Ministerio Público se multiplicaron en el último año y medio. El caso ERE acumula más de 35 archivos por prescripción de los delitos. En un recurso contra uno de sus sobreseimientos, publicado por ABC, las fiscales Anticorrupción reprocharon la «pasividad evidente» de la magistrada. «Simplemente deja pasar el tiempo», advertían dos de las fiscales que firmaron el escrito de queja.

El presidente del Alto Tribunal andaluz no ha valorado la inédita denuncia contra la juez, a la que atribuye una falta «muy grave o grave» por su forma de instruir, que ha causado un «evidente perjuicio de los fines del proceso penal y de la Administración de Justicia», según la Fiscalía. Pero sí manifestó ayer que le «preocupaba el tratamiento informativo» que se hace de la actuación de la instructora del caso ERE, al ser preguntado por una supuesta campaña mediática contra la juez denunciada.

El responsable del TSJA no concretó a qué informaciones y medios se refería pero lamentó que se traslade «un mensaje de falta de credibilidad» con respecto a la labor judicial que está desarrollando el referido juzgado. ABC intentó ayer contactar con Del Río, pero desde el TSJA se remitieron a las declaraciones ofrecidas en los pasillos de los juzgados.