Susana Díaz saluda a Juan Marín en un acto que se celebró ayer en Sevilla
Susana Díaz saluda a Juan Marín en un acto que se celebró ayer en Sevilla - J.M. Serrano

El previsible adelanto electoral bloquea el Presupuesto 2019 y la investigación de la Faffe

Este viernes se inicia la comisión de la investigación que sólo podrá celebrar cuatro ó cinco sesiones

Stella Benot
SevillaActualizado:

La compleja situación política de Andalucía con una presidenta que no desvela sus cartas sobre un más que previsible adelanto electoral está teniendo también consecuencias en la gestión cotidiana del Gobierno andaluz y en el funcionamiento del Parlamento. En primer lugar, las cuentas de la Junta para 2019 están paralizadas a pesar de que desde el Ejecutivo autonómico se insiste en que se «está trabajando» en la elaboración de las mismas.

Es más, todavía no hay fecha para que este proyecto de Presupuesto llegue al Parlamento andaluz aunque los plazos legales son claros: debería estar registrado oficialmente antes de finales de octubre para que esté en vigor el 1 de enero de 2019. El retraso en el nombramiento del director general de Presupuestos levantó este miércoles las iras de los responsables políticos que lo ven como una prueba irrefutable de que el Ejecutivo de Susana Díaz no tiene prisas en este sentido. «Susana Díaz es la reina de la incertidumbre. Esta Legislatura terminó hace mucho tiempo cuando ella decidió que se quería ir de Andalucía», aseguraba Juanma Moreno quien ya está en modo campaña electoral.

Desde Ciudadanos, Juan Marín desvelaba otro detalle igualmente claro. El consejero de Hacienda, Antonio Ramírez de Arellano, le transmitió que, «hasta que el Gobierno central no tuviera sus Presupuestos, la Junta no iba a hablar de los de la comunidad autónoma».

Podemos se ofrecía para negociar las cuentas «Susana Díaz debe presentar el proyecto de presupuestos y así «demostrar que es una política solvente, eficaz y que es capaz de gobernar con una mayoría minoritaria. La capacidad política y de gestión se tienen que apreciar cuando uno no tiene mayoría absoluta».

Sin días para investigar

Otro asunto que está en el alero es la comisión de investigación de la Faffe, la extinta fundación de la Junta con una de cuyas tarjetas de crédito se pagaron 14.737 euros en un club de alterne de Sevilla y con otra se realizaron «gastos personales» no identificados todavía, por valor de 20.000 euros.

La mesa del Parlamento acordó este miércoles fijar la sesión constitutiva de la misma el próximo viernes. Eso sí a las cinco de la tarde. Un horario poco propicio para la transparencia informativa.

En cualquier caso, una cosa es que se constituya la comisión y otra muy diferente que empiece a funcionar. Para empezar, no hay acuerdo político sobre quién debe presidirla. Y es un asunto relevante ya que del presidente dependerá el ritmo de trabajo de la misma, la programación de las próximas sesiones y la documentación que se le exija a la Junta.

Los plazos son muy ajustados porque la semana que viene hay pleno en la Cámara y sólo se podría trabajar cuatro días, lunes, martes y viernes y el lunes de la semana siguiente, 1 de octubre, si Susana Díaz disuelve la Cámara ese día y convoca para el 25 de noviembre.

Pocas sesiones que podrían dar mucho de sí dependiendo del ritmo de trabajo que se le imprima. Si la presidenta decide retrasar la convocatoria de las elecciones (para el 2 de diciembre por ejemplo) daría más tiempo a reclamar documentación y, al menos, designar a los comparecientes. Un trago poco agradable para el Gobierno andaluz.

El PP va a proponer a su diputado Jaime Raynaud como presidente de la misma, un nombre que cuenta con el apoyo de los grupos Podemos e IU ya que entienden que, al ser el PP el grupo que ha pedido esta comisión, les corresponde su presidencia. Además, los dos grupos de la confluencia quieren que esta comisión, al menos, empiece a funcionar ya que hay un compromiso político de los grupos al respecto.

Claro que Ciudadanos no quiere dar ni un respiro al PP. Así, no va a apoyar a ningún candidato que propongan los populares pero tampoco el PSOE ya que consideran que ninguno de los dos está legitimado para presidir esta comisión porque «ambos están salpicados por la corrupción». ¿Habrán pactado con el PSOE?

La formación naranja va a presentar a su propio candidato a presidente, el diputado José Antonio Funes, quienno estará en la Cámara en la próxima Legislatura ya que ha anunciado que no segurirá en el Parlamento. Ciudadanos ya ha anunciado que, en la próxima legislatura, pedirá que se cree esta comisión de investigacion ¿La primera condición para un futuro pacto de Gobierno con el PSOE?

También está por ver si el PSOE decide apoyar al diputado naranja. Sería su coartada perfecta para defender que mantienen su compromiso con la transparencia.

Otra opción es que los socialistas voten a uno de sus dos diputados en este órgano, Marisa Bustinduy o José Latorre, lo que resulta poco probable ya que, en ese caso, el propuesto por el PP sería el presidente de la comisión.