La secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz
La secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz - EP
Elecciones generales

El PSOE andaluz se vuelve contra Ferraz: «Hay nombres que ni conocíamos»

La dirección de Susana Díaz no rebaja la tensión por la elaboración de las listas del 28A

SevillaActualizado:

El golpe era esperado y por eso no quedará ahí. La purga impuesta por la dirección federal de Pedro Sánchez a las listas del PSOE andaluz al Congreso, al Senado, a las elecciones Europeas y a las municipales de las localidades con más de 50.000 habitantes ha sido demasiado. Tanto que el número dos de Susana Díaz en el partido ha hablado nada menos que de «frustración». Los últimos movimientos del gran enfrentamiento que viven Pedro Sánchez y Susana Díaz han provocado una curiosa situación por la que nadie habría apostado hace un mes: el PSOE andaluz se ha convertido en el partido de los militantes y el Federal en el del aparato.

«Vamos a pasar página pero los próximos procesos de elaboración de listas tendremos que evaluar cómo podemos corregir esto para que no acabe en la frustración de los militantes», decía ayer Juan Cornejo quien compareció ante los medios de comunicación para trasladar un mensaje muy claro: «Había nombres en las listas que yo no sabía quiénes eran, personas que yo no conocía». Y eso que él es precisamente el secretario de Organización.

Una frase que tiene una importante carga de profundidad porque los andaluces tendrán ahora que votar a socialistas a los que no han votado ni sus propios compañeros, ya que Ferraz ha incluido a militantes que no han sido refrendados por los afiliados que han participado en el proceso interno dejando fuera precisamente a quienes sí contaban con apoyos. Cierto es, por otra parte, que sólo ha participado entre un 30 y un 40% de los afiliados en las agrupaciones. ¿Eso significa que no se han cumplido los estatutos?

El criterio seguido por Ferraz en toda la purga ha sido claro y no lo niega ninguna de las dos partes: eliminar a todos los susanistas que pudieran llegar al Congreso y al Senado. O, mejor dicho, a los susanistas más relevantes porque hay otros que se mantienen. ¿Por llegar a un acuerdo o porque son susceptibles de cambiar de bando?

Importantes apoyos

Lo cierto es que Ferraz ha acabado de un plumazo —y como no se conocía hasta ahora en el PSOE— con la carrera política de importantes apoyos de la secretaria general andaluza. Empezando por Antonio Pradas (diputado por Sevilla y uno de los que «ejecutó» a Sánchez en la Ejecutiva Federal) a quien ahora Susana Díaz tendrá que buscarle futuro político... y con menos opciones que antes de perder la Junta. También ha salido María Jesús Serrano, cordobesa de la total confianza de Susana Díaz y un histórico como el gaditano Francisco González Cabaña. Un hombre que ha sido clave en los equilibrios internos del PSOE andaluz y que se ha despedido fiel a su estilo. «El tiempo no se detiene y hay que seguir viviéndolo porque estoy convencido de que hay vida “inteligente” más allá de los cargos institucionales». Junto a González Cabaña, Ferraz ha laminado a dos piezas importantes para el control del siempre convulso PSOE gaditano: Miriam Alconchel y Juan Carlos Ruiz Boix. Junto a ellos, Carmen Cuello, sevillana también de Susana Díaz y Soledad Cabezón que era la apuesta de la secretaria general para el Parlamento Europeo. La batalla durísima se ha llevado por delante nada menos que a Micaela Navarro, presidenta del PSOE andaluz y que también lo ha sido del federal. La jiennense ha sido una de las piezas sacrificadas en la negociación entre San Vicente y Ferraz.

En las listas municipales de Sevilla y Córdoba, la purga también ha sido relevante. En Sevilla ha entrado en el puesto número 11 (con posibilidades de salir elegido) a Fran Páez, secretario general de la agrupación Nervión, precisamente la de Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, relegando al puesto 13 a José Antonio Barrionuevo, de Pino Montano, y muy cercano a Susana Díaz.

En Córdoba la alcaldesa Isabel Ambrosio se ha llevado el gato al agua ya que Ferraz ha dado la vuelta a la lista electoral que habían aprobado los militantes para cumplir todos sus deseos. Un movimiento clave de la dirección de Pedro Sánchez que se une a la inclusión de Rafaela Crespín en la lista al Congreso. Ambas unieron sus fuerzas para disputar el mando en el partido al actual presidente de la Diputación, el susanista Antonio Ruiz. Quién sabe si volverán a intentarlo en un futuro próximo.

Hasta seis veces dijo el número dos del PSOE andaluz, Juan Cornejo, que el partido está unido

Si bien es cierto que tanto en Andalucía como en Madrid hacen el mismo análisis en cuanto a la purga y sus motivos, las interpretaciones divergen claramente cuando se trata de analizar sus consecuencias. Hasta seis veces dijo el lunes el número dos del PSOE andaluz, Juan Cornejo, que el partido está unido y que las negociaciones se han llevado a cabo de manera colegiada entre los ocho secretarios provinciales y la dirección regional. De hecho, todos se abstuvieron en la votación en el Comité Federal y todos comparten el voto particular que presentó Cornejo en la Comisión Federal de Listas.

Pero desde Ferraz los ecos resuenan desvelando las fisuras internas en torno a Susana Díaz dejando entrever que hay muchos huecos que antes no existían. Y a ello contribuyen algunas de sus inclusiones en las listas electorales. Como la presencia de Juan Carlos Campo de número cuatro por Cádiz, un hombre de Díaz que cada vez está más alejado de ella o la de Lina Gálvez (exconsejera de Susana Díaz) en la lista europea ocupando una plaza susanista.