Francisco Serrano, portavoz de Vox en Andalucía durante un mitin en Córdoba
Francisco Serrano, portavoz de Vox en Andalucía durante un mitin en Córdoba - Valerio Merino

Propuestas de VoxLos puntos inasumibles de la propuesta de Vox para investir a Moreno presidente andaluz

La devolución de competencias, las medidas contra la inmigración, la derogación de leyes y el cambio del Día de Andalucía, barreras para alcanzar el acuerdo

SevillaActualizado:

El documento de 19 propuestas que Vox ha entregado este martes al PP para negociar la investidura de Juanma Moreno como presidente de la Junta de Andalucía incluye algunos puntos que de partida son difícilmente asumibles por el PP bien por su contenido o por ser impropias de las competencias de la comunidad autónoma.

El primer punto del acuerdo evidencia que se trata de un órdago de la formación de Santiago Abascal para alterar la negociación. Vox pretende que Moreno, una vez investido presidente de la Junta de Andalucía, realice una declaración institucional a favor de «la apertura de un proceso nacional de devolución al Estado de las competencias de Educación, Sanidad, Justicia y Orden Público».

Igualmente inviable se antoja el punto 13 de acuerdo, el más singular del documento. Concretamente en lo que afecta al cambio de la Día de Andalucía. Vox propone que el nuevo Gobierno andaluz cambie el 28-F, fecha del referéndum de autonomía por el 2 de enero, fecha de la Toma de Granada por los Reyes Católicos «en conmemoración de la culminación de la Reconquista».

No menos singular es proponer una ley para la protección de tradiciones como la Semana Santa como si esta estuviera amenazada en Andalucía.

Aunque de alto contenido político y de trascendencia en el debate sobre el problema de la inmigración, el primer apartado del punto 5 de las propuestas, «medidas de inmigración ilegal» es simplemente inasumible al no ser un asunto de competencia autonómica. Vox propone una «colaboración con la policía para identificar a inmigrantes ilegales que puedan ser expulsados» y asegura que «la Junta de Andalucía encubre la inmigración irregular, pues posee la documentación necesaria para la expulsión de 52.000 inmigrantes ilegales y no la comparte con la Policía». Vox se estaría refiriendo a los 52.000 inmigrantes llegados a las costas andaluzas en 2018, que mayoritariamente han abandonado ya el territorio andaluz en tránsito hacia otros destinos en Europa. Los datos de los inmigrantes son gestionados directamente por la Policía Nacional y los centro de acogida grstionados por el Estado. La comunidad autónoma sólo es competente en la acogida de menores inmigrantes no acompañados.

A pesar de que algunos enunciados de la propuesta son compatibles con los acuerdos sobre programa de Gobierno alcanzados por PP y Cs en Andalucía, algunos apartados serían de dificil encaje en la gestión política del nuevo Gobierno. Así, aunque el partado 3 sobre reducción del gasto político casa con el espíritu del acuerdo de Gobierno, Vox sugiere «que se supriman todas las subvenciones a las asociaciones y ONGs ideologicas... independientemente de su naturaleza comunista, feminista, progresista, liberal o conservadora». Además propone la eliminación de las ayudas exteriores, al considerarlas de competencia exclusiva del Estado, incluida las ayudas al comercio exterior que desarrolla la Red Extenda, de apoyo a las empresas andaluzas exprotadoras.

También difícil será salvar las referencias a la derogación de las leyes de Memoria Histórica, prevención integral contra la violencia de género, derechos, la igualdad de trato y no dicriminación de las personas Lgtbi, y la de igualdad de género. En el primer caso, la memoria Histórica, Vox pide, al menos, la supresión de apartados de la Ley aspectos que estén en discursión histórica, las afirmaciones ideólogicas o que interfieran en la libertad de pensamiento. Pero en el resto se pide la derogación. Vox quiere que la de violencia de género se cambie por una ley de Violencia Doméstica, cree innecesaria la ley Lgtbi, «porque España no es un país homófobo» y considera totalitaria la de igualdad de genero, como ya remarcaron al inicio de los contactos con el PP para apoyar el cambio político en Andalucía.

En todo caso, en el último punto de la propuesta Vox anuncia que no prestará su apoyo parlamentario para la implantación, asignación de presupuesto y desarrollo de leyes ideológicas que a su juicio vulneran derechos y libertades.

En el documento de propuestas no se declaran que sean inamovibles, ni siquiera que sean condición sine qua non para apoyar un gobierno del cambio. Total o parcialmente, 10 de las 19 medidas propuestas estarían o bien incluidas en el programa de Gobierno pactado por PP y Cs o podrían incluirse en la agenda del nuevo Gobierno a instancias del PP pero algunos de sus apartados precisarían de una reformulación.