El portavoz de Vox, Alejandro Hernández
El portavoz de Vox, Alejandro Hernández - ABC

Vox rebaja el tono pero insiste en eliminar los estudios de impacto de género

El PSOE no se cree las cuentas del Gobierno andaluz y Adelante Andalucía lamenta su «indefensión»

SevillaActualizado:

La negociación del Presupuesto de la Junta para 2019 se ha convertido en el principal debate político de la comunidad al margen de las elecciones municipales. El Gobierno del cambio quiere aprobar sus cuentas en el mes de julio para poder aplicarlas al menos tres meses de manera efectiva y porque el rechazo de las mismas en la Cámara supondría un varapalo político.

En este contexto, el portavoz de Vox, Alejandro Hernández, ha rebajado ostensiblemente sus exigencias para apoyarlas hasta el punto de que su homólogo del PP, José Antonio Nieto, ha destacado la «buena disposición» de esta formación de ultraderecha.

El portavoz de Vox se ha vuelto a referir al acuerdo de investidura que firmó con el PP, si bien ya no considera prioritario que Pablo Casado les pida disculpas públicas por denominarlos de ultraderecha como hace una semana. Sí que se ha mostrado prudente y ha asegurado que esperará a conocer las cuentas para decidir su apoyo.

«Queremos ver en qué se traducen los incrementos previstos en partidas como Igualdad y comprobaremos si no contravienen una vez más el acuerdo de investidura, en el que, ha recordado, se recoge suprimir ayudas a entidades que no sean de utilidad pública».

En este sentido, ha puesto como ejemplo que «cuando se hace una obra pública se pide un estudio de impacto de género, y eso no es más que un peaje que obligan a pagar para que determinadas asociaciones puedan emitir esos informes; eso no lo vamos a apoyar».

Muy crítico ha sido el portavoz del PSOE, Mario Jiménez, quien ha asegurado que su grupo no se cree las cuentas «ni el escenario de ingresos. El Gobierno miente porque nosotros sabemos que los ingresos son de 1.436 millones de euros que, por cierto, son también herencia recibida de los gobiernos socialistas, de la buena gestión de los gobiernos socialistas».

Desde Adelante Andalucía, Ángela Aguilera censuraba «que hemos pasado de los viernes sociales a los martes electorales, lo que demuestra que están todos cortados por la misma tijera» al tiempo que criticaba la «indefensión» que siente ya que los diputados del Parlamento todavía no conocen el contenido de las cuentas.