Rocío Ruiz, con camiseta negra, junto a Inés Arrimadas
Rocío Ruiz, con camiseta negra, junto a Inés Arrimadas - ABC

Rocío Ruiz y el incidente de Ciudadanos en el Orgullo: «Nos tiraron latas llenas de orín; esa violencia hay que condenarla»

El partido pide una condena clara del PSOE a los ataques que sufrieron en el Orgullo de Madrid

SevillaActualizado:

«Nos tiraron latas llenas de orín y también hielos, que duelen como piedras», recuerda la consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz. Fue lo que vivieron ella y los demás miembros de Ciudadanos el pasado sábado en la marcha del Orgullo LGTBQ de Madrid. Allí, señala, les acosaron, les encerraron y empezaron a tirarles cosas. «Al principio pensé que era agua, porque ya nos lo habían hecho en la marcha de Sevilla. Pero al rato empezaron a escocerme los ojos y nos dijeron que era orín».

Quienes les atacaron fueron algunos de los asistentes, que la consejera identifica como «grupos organizados» alentados «desde la izquierda más radical y del PSOE». Ruiz recuerda que «no había Policía acompañándonos», ni siquiera cuando se vivieron las escenas más tensas. «Un señor se bajó los pantalones y nos enseñó el trasero, nos tiraron bolsas de basura... Nos tenían cercados».

Ruiz no entiende el ataque. «Llevo treinta años en la docencia luchando por los derechos LGTB y tengo un hijo gay que ha sufrido homofobia. ¿Quién me dice a mí que no puedo ir a una marcha por la tolerancia y la libertad?», se pregunta.

«Hemos duplicado las subvenciones a las asociaciones LGTB, en septiembre vamos a poner en marcha el Consejo LGTB y tenemos un proyecto que nos han pedido los propios funcionarios para formarles en identificación de los delitos de odio, que además creemos que tienen que tener mayores penas, no pueden ser solo una falta», desgrana la consejera para demostrar que «Vox no marca la línea política de Cs en Andalucía».

Condena a la violencia

Ruiz se queja no solo de lo ocurrido el sábado. También de cómo el PSOE ha esquivado una condena firme al suceso. «Con la violencia no hay lugar para “peros”. Nunca se puede justificar. Y la secretaria general del PSOE en Andalucía, Susana Díaz, justifica el ataque cuando dice que condena la violencia y añade un “pero” después».

Si en un primer momento el PSOE andaluz rechazó de manera frontal el ataque a los miembros de Ciudadanos, esa posición fue variando sutilmente con el paso de las horas. El domingo, la portavoz del PSOE-A en el Parlamento andaluz, Soledad Pérez, aseguró que se trataba de hechos «en absoluto justificados» que «no se pueden repetir» y para los que «no hay ninguna justificación a semejante actitud».

Eso fue el domingo. Cuando ayer lunes las críticas de PP y Ciudadanos al ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska por decir que, ante los pactos de Ciudadanos con Vox «debería haber alguna consecuencia», el PSOE varió el rumbo.

Entonces la secretaria general del PSOE andaluz y expresidenta de la Junta, Susana Díaz, aseguró que, aunque ella condena cualquier forma de violencia, Inés Arrimadas debe preguntarse si es compatible estar «gobernando con la extrema derecha» y estar «encadenado» a un partido como Vox, y «querer al mismo tiempo defender los derechos del colectivo LGTB». Según la expresidenta de la Junta, Cs está gobernando «con aquellos que quieren dar pasos atrás y mutilar los derechos y los avances».

Por su parte, el secretario de Diversidad y Políticas LGTB del PSOE de Huelva, Ángel Elías Díaz, criticó que Cs «comparta gobierno con un partido de ultraderecha» y acuda a la marcha del Orgullo. Para Elías Díaz, es una «incoherencia y una contradicción». El PSOE, que ha cerrado filas en torno al ministro del Interior -cuya rectificación han pedido Ciudadanos, PP y Vox-, añade «peros» ahora a su condena de lo sucedido. Al contrario que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, que ayer mostró su frontal repulsa por los hechos del sábado en Madrid.