Salud investiga si la carne mechada con listeria se contaminó en el transporte o el envasado
Salud investiga si la carne mechada con listeria se contaminó en el transporte o el envasado - EFE/ José Manuel Vidal
LISTERIOSIS

Salud investiga si la carne mechada con listeria se contaminó en el transporte o el envasado

El brote se extiende por España y deja su primera víctima mortal tras la declaración de la alerta sanitaria

Ascienden a 131 los afectados por listeriosis mientras se sospecha de otros 523

SevillaActualizado:

No se conoce su nombre, pero una mujer de 90 años se ha convertido en la víctima número uno del brote de listeriosis originado por el consumo de carne mechada contaminada con la bacteria. Está por ver si es la única. Desde que el pasado jueves la Junta de Andalucía emitiera una alerta sanitaria sobre la carne de la marca «La Mechá», la lista de afectados no ha parado de crecer debido al largo periodo de incubación de esta enfermedad, cuyos síntomas tardan entre uno y 70 días en aparecer después de la ingesta del producto infectado con la Listeria monocytogenes.

La anciana ingresó el día 15 en estado muy grave después de consumir la carne infectada. La infección derivó en una meningoencefalitis. Falleció la noche del pasado lunes en la UCI del hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Era una persona inmunodeprimida. Pertenecía a uno de los grupos de riesgo de la listeriosis, que afecta a unos 300 españoles al año, con una tasa de mortalidad del 20 por ciento, según explicó ayer José Miguel Cisneros, jefe del servicio de enfermedades infecciosas del Virgen del Rocío. El también portavoz del gabinete creado por la Junta de Andalucía para controlar el brote hizo ayer una llamada a la calma tras detectar el foco de la listeria.

La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía tiene confirmados 114 casos hasta las 20.00 horas del pasado lunes. De ellos, 53 pacientes permanecen ingresados en hospitales. Dieciocho son mujeres embarazadas y dos, recién nacidos, para los que la enfermedad resulta particularmente peligrosa si no se trata a tiempo con antibióticos. Hay 35 pacientes hospitalizados en Sevilla; siete en Huelva; cinco en Cádiz y seis en Málaga.

En paralelo, la onda expansiva de la listeriosis ha saltado las fronteras de esta comunidad. La alerta ha adquirido alcance nacional. Al menos hay dos casos más contabilizados en otras regiones: uno en Extremadura y otro en Madrid, que habían consumido en Andalucía el embutido fabricado que la empresa sevillana Magrudis fabricaba y distribuía bajo la marca comercial de «La Mechá».

La Generalitat de Cataluña sospecha de dos casos clínicos más. Se trata de dos personas que tomaron la carne en mal estado que les había llevado un familiar procedente de Sevilla durante una visita a su casa. La fábrica Magrudis, que tiene su sede en el polígono industrial de El Pino en la capital sevillana, distribuyó el producto por establecimientos comerciales de otras cinco comunidades: Madrid, Extremadura,Castilla y León –que ayer tuvo que decretar una alerta en su territorio y retirar una partida de carne en Segovia– Castilla-La Mancha y Canarias.

La UE ha publicado la alerta sanitaria sobre la carne mechada, que denomina «pastel de carne refrigerado de España»

El Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos de la Unión Europa publicó ayer en su web el brote de listeriosis iniciado en Sevilla como una alerta sanitaria a tener en cuenta en toda la UE, citando su origen en «un pastel de carne refrigerado de España».

La empresa investigada no remitió a la Junta de Andalucía los datos sobre la distribución de los 2.000 envases de carne sospechosa hasta el día siguiente a la emisión de la alerta sanitaria, una información básica para proceder a la retirada del producto del mercado, según el informe interno de la Consejería al que ha tenido acceso ABC. En él se advertía de que la alerta se retrasó cuatro días por un error en la identificación de las muestras de la carne analizadas en el laboratorio del Ayuntamiento de Sevilla.

Ante los continuos requerimientos de la Administración autonómica, la empresa alegó que había tenido que contratar un servicio informático para extraer datos de distribución en su base de clientes. Pese a estas dificultades técnicas, desde la Junta califican de «modélica» su colaboración con las autoridades.

Cómo se contaminó la carne

Desde el día 14, cuando se supo que la carne de «La Mechá» era el origen del brote, la Consejería y el Ayuntamiento hispalense –que tiene la competencia en seguridad alimentaria– han realizado sucesivos muestreos de la línea de producción del embutido y están inspeccionando todos los elementos y superficies empleados por la fábrica: iluminación, transportes y envases. Aún no se ha averiguado cómo se produjo la contaminación.

El expresidente del Consejo General de Colegios de Veterinarios de España, Juan José Badiola, aventuró ayer que va a ser muy difícil conocer el punto exacto del contagio. La listeria «es una bacteria ubicua, que puede estar en el suelo, en la piel de los animales, es muy difícil precisarlo», explicó.

La Junta sospecha que el foco estuvo en la fase posterior al horneado. Magrudis tiene un sistema de verificación que constata que la carne sale a 83,9º del horno. La bacteria resiste a temperaturas bajo cero, pero no sobrevive por encima de los 75 grados.

Facua, que ha constituido una plataforma de afectados, anunció ayer que emprenderá acciones judiciales para depurar responsabilidades y reclamar indemnizaciones por la contaminación. Criticó la gestión que la Junta ha hecho de esta crisis sanitaria.