Los secretarios de PP y Vox, Teodoro García Egea y Javier Ortega Smith firmaron el acuerdo de la mesa de Parlamento - ABC
Negociación del nuevo gobierno

Vox tensiona al límite el cambio con condiciones inasumibles para PP y Cs

Propone que Moreno, como presidente de la Junta, abra un proceso nacional para devolver al Estado competencias en Educación, Sanidad y Justicia

Las 19 medidas de Vox para investir a Juanma Moreno como presidente de la Junta de Andalucía

Sevilla / MadridActualizado:

En el PP y Ciudadanos estaban mentalizados para una negociación complicada con Vox para gobernar Andalucía tras 36 años de hegemonía socialista. Pero tampoco esperaban que el partido de Santiago Abascal fuera a vender tan caro su apoyo a la investidura del candidato popular, Juanma Moreno, como presidente de la Junta de Andalucía. Vox tensionó ayer al límite la negociación presentando un documento con 19 propuestas tales como la devolución de las competencias autonómicas en Educación y Sanidad, que obligan a cambiar la Constitución, y otras tan estrambóticas como sustituir la efeméride andaluza para hacerla coincidir con «la culminación de la Reconquista» en Granada en 1492, o la derogación de las leyes contra la violencia de género andaluza, de igualdad y de derechos LGTBI.

Mientras los secretarios generales del PP, Teodoro García Egea, y de Vox, Javier Ortega Smith, culminaban anoche sin éxito en Madrid la primera reunión para alcanzar un acuerdo de investidura, en el PP y Ciudadanos, con el reparto de carteras esbozado, empezaron a aflorar los nervios y el desconcierto por el calibre del órdago lanzado por Vox. El PP acudió a la reunión con los dedos cruzados, pues se temía que la «inmadurez» de Vox pudiera dar al traste con el acuerdo para el cambio histórico en Andalucía. Por la mañana, el secretario general, Teodoro García Egea, hizo un llamamiento, casi a la desesperada, a la responsabilidad de Vox y Ciudadanos para que no pusieran piedras en las ruedas del pacto, y evitasen que el socialismo y las políticas de Sánchez e Iglesias se perpetúen en esta Comunidad.

Al principio de la reunión con el PP en Madrid, Vox sorprendió con su documento de 19 «propuestas», que logró dejar helado al PP, e incluso sonrojó a alguno de sus dirigentes, que de pronto vieron mucho más complicado el cambio en Andalucía.

Desde dentro de la reunión, los populares subrayaron que «se trata de un documento inaceptable por parte del PP. Varios de los puntos son un auténtico despropósito que el PP no puede respaldar». «Vox está bloqueando el cambio en Andalucía. Ahora mismo hay más alegría en las sedes del PSOE que entre los votantes de Vox en Andalucía», escribió la número dos del PP andaluz, Loles López en Twitter.

Pero el secretario general del PP no estaba dispuesto a dejarse vencer y se metió de lleno en una reunión que pensaba liquidar en poco más de una hora. Se alargó durante toda la tarde y parte de la noche. El PP se mostró dispuesto a hablar en sede parlamentaria de los puntos propuestos por Vox, sobre medidas concretas. Todo podía discutirse dentro del Parlamento, pero antes, advirtieron los populares, era imprescindible investir a Moreno. Los contactos seguirán durante estos días, hasta el último momento.

Ciudadanos emitió otro comunicado asegurando que «no parece serio hablar de cambio de festivos cuando se está negociando un cambio en Andalucía». En vista del revuelo creado con sus condiciones, fuentes de la dirección nacional de Vox intentaron rebajar la tensión matizando que es una propuesta «de máximos». Los contactos «van mejor de lo que parece. Nosotros estamos dispuestos a negociar. No lanzando exigencias ineludibles. Y creo que el PP también lo está. El problema es Ciudadanos», apuntaron.

El primer punto del documento de Vox evidencia que se trata de un órdago de Abascal para alterar la negociación. Vox pretende que Moreno, una vez investido presidente de la Junta de Andalucía, realice una declaración institucional a favor de «la apertura de un proceso nacional de devolución al Estado de las competencias de Educación, Sanidad, Justicia y Orden Público».

Aunque de alto contenido político, el primer apartado de sus «medidas de inmigración ilegal» es simplemente inasumible al no ser un asunto de competencia autonómica. Vox propone una «colaboración con la policía para identificar a inmigrantes ilegales -que cifra en 52.000- que puedan ser expulsados». La comunidad sólo es competente en la acogida de menores no acompañados.

Sin acuerdo

Vox sugiere «que se supriman todas las subvenciones a las asociaciones y ONGs», además de proponer la eliminación de las ayudas exteriores como las de Extenda. Sobre las diez y media de la noche se cerró sin acuerdo la primera reunión, que continuarán.