Carmen Lizárraga, en el Parlamento andaluz
Carmen Lizárraga, en el Parlamento andaluz - ABC

El terremoto de Podemos en Madrid llega a Andalucía con la dimisión de Carmen Lizárraga

La diputada es afin al sector errejonista y ha anunciado que abandona todos sus cargos y su escaño en el Parlamento

SevillaActualizado:

Elterremoto en Podemos que amenaza a la formación tras marcharse Íñigo Errejón con Manuela Carmena y el posterior enfado del secretario general de la formación, Pablo Iglesias, y el secretario de Organización, Pablo Echenique, ha llegado a Andalucía. Y lo hace, como adelanta lavozdelsur, con al dimisión de la diputada andaluza Carmen Lizárraga, quien ha remitido una carta al partido en la que indica que abandona todos sus cargos así como su acta de diputada en el Parlamento andaluz.

La crisis de Podemos, así, lejos de cerrarse con la dimisión de Errejón en Madrid para unirse a Manuela Carmena, se agranda con la salida de los cargos orgánicos del partido y de la representación en el Parlamento de una de las mujeres con más peso en la formación morada en Andalucía. Según ha podido saber ABC, Lizárraga desliga su decisión de lo que ocurrido en Madrid con la dimisión de Íñigo Errejón.

La dimisión, según ha explicado la diputada de Adelante Andalucía -confluencia de Podemos e IU para las pasadas elecciones andaluzas- se da por discrepancias por con la dirección del partido en la comunidad, es decir, con Teresa Rodríguez.

Lizárraga y Rodríguez se enfrentaron en 2016 cuando ambas quisieron tomar el control sobre Podemos en Andalucía en unas primarias que finalmente ganó Teresa Rodríguez.

Según la carta que ha enviado Lizárraga a Podemos, la política anuncia que deja llegó a la formación morada «con ilusión y mucha fuerza por lo que Podemos representaba». Pero, indica Lizárraga, abandona la formación y se queda como una inscrita más por «distanciamiento de las posiciones políticas, organizativas e institucionales de la actual dirección de Podemos Andalucía».

«Huir de la extrema izquierda»

Según el escrito, la dirección de Podemos Andalucía ha optado por «instalarse en posiciones» que considera «impropias de los tiempos actuales». Lizáraga dice echar de menos el espíritu «quincemayista» de los inicios de Podemos y anima a sua aún compañeros a «huir del espacio de extrema izquierda más propio de un viejo partido de la resistencia que de una fuerza que proyecta ser transformadora y de gobierno».

Lizárraga indica en su carta que Podemos ha abandonado «el espíritu abierto, deliberativo, participativo y democrático», lo que ha llevado a la formación a una «desnaturalización» que es «rechazada» por sus votantes «naturales».

Además, Carmen Lizárraga explica que si bien es necesario mantener el actvismo en la calle porque «hasta la extrema derecha recurre a ello», cree que las manifestaciones son «insuficientes».

«Tras los numerosos desencuentros con quienes compartí lista en las primarias andaluzas, no deseo provocar más tensiones internas de las que hay en Podemos», indica Lizárraga, antes de desear a la dirección del partido que deja «toda la suerte y la fuerza del mundo» en un «momento tan difícil».

«Nos coge por sorpresa»

Desde Podemos han querido esta mañana «agradecer» el trabajo de Lizárraga, aunque han comentado que la ya exdiputada no había dicho nada en los órganos del partido. «Nos gustaría que nos lo hubiese dicho», ha explicado el secretario de Comunicación de Podemos Andalucía, Pablo Pérez Ganfornina, quien ha añadido que «Ella no ha hecho ninún tipo de expresión de esas diferencias. Las diferencias políticas también nos coge un poco por sorpresa». De hecho, ha indicado el portavoz de Podemos en Andalucía, se han enterado de la dimisión «por la prensa».

Para sustituir a Carmen lizárraga, ha explicado, entra en el Parlamento «Ana Villaverde, activista feminista de Granada». Sobre si el movimiento de Lizárraga es solo de ella o hay más salidas del grupo o de si su dimisión está alineada con la de Íñigo Errejón en Madrid, desde Podemos Andalucía indican que es Lizárraga quien debe explicarlo.