Celia Villalobos
Celia Villalobos - ABC

De los «tontitos» al Candy Crush: Los cuatro momentos más polémicos de Celia Villalobos

La exalcaldesa y exministra ha vivido su larguísima carrera política con algunos episodios más que cuestionables más por las formas que por el fondo de sus acciones

SevillaActualizado:

Celia Villalobos deja la política. Lo ha anunciado este miércoles en una entrevista de televisión, en la que ha reconocido que abandona la primera fila de su partido, el PP, donde su marido, Pedro Arriola, también ha hecho carrera como asesor. La vida política de Villalobos, marcada por muchas luces -consiguió la primera mayoría absoluta para el PP en Málaga y asentó las bases de los mandatos de Francisco de la Torre, por ejemplo- también han tenido algunas sombras. Polémicas que se recuerdan por encima de su gestión política.

1. Jugando a «Candy Crush»

Celia Villalobos estaba en la Presidencia del Congreso. Mientras intervenía un orador, las cámaras se fijaron en que ella estaba más que absorta en su tablet. Pero no con las propuestas del debate político sino con un juego. El Candy Crush, se dijo. La propia política reconoció que estaba jugando: «La cagué en technicolor con balcones a la calle, que diría una amiga mía».

Pero aclaró que no era al Candy Crush a lo que jugaba sino a un juego de «Frozen», la película de Disney. «No era Candy Crush; era mi nieta Alma, que ahora tiene seis años, que adoraba a Frozen, tiene la película en español, inglés y catalán [...] Conforme iba avanzando interactuaba con los personajes, yo se lo hacía a mi nieta; yo estaba cerrándolo [el iPad], pero digo yo "qué pierdo si puedo hablar, no me acuerdo qué animalito era, creo que era el muñeco de nieve..."»

La polémica afectó mucho a Villalobos, que llegó a decir: «Que por 15 segundos se destroce una carrera política es muy doloroso». Añadió que el Pleno duró 13 horas, ocho de las cuales lo estuvo presidiéndolo. «Yo llevo muchos años en política. He trabajado todos los años de mi vida», lamentó. También lanzó un reproche a los productores del programa que lanzó a la fama: «Los del Candy Crush se hincharon de ganar dinero y ni siquiera me llamaron para darme las gracias».

2. Los «tontitos»

En el año 2011, en medio de una reunión de los portavoces de los grupos parlamentarios en el Congreso, se hablaba sobre los contratos de las personas con discapacidad que trabajan en la Cámara baja. Celia Villalobos, en varias ocasiones se refirió al asunto como «el tema de los tontitos». Hasta que el entonces presidente del Congreso, José Bono, la llamó al orden. Ella aseguró que hablaba de forma coloquial, sin intención de ofender.«Ni coloquial ni nada. Aquí todos tenemos alguna discapacidad», le respondió Bono.

3. El chófer Manolo

«¡Vamos, coño!», «¡Joder!», gritó la malagueña a su chófer a las puertas del Congreso. También le llamó «tonto» por lo que ella consideró una tardanza excesiva: «No son más tontos por que no se entrenan», se le escuchó decir. El episodio del chófer que no llegaba es uno de los que más polémica han creado sobre la exministra y ex alcaldesa malagueña. Tanto que si se busca Manolo en Google, la primera sugerencia que hace el buscador es «Manolo Celia Villalobos».

4. Las vacas locas

Cuando era ministra de Sanidad, a Celia Villlobos le tocó torear el espinoso asunto de las vacas locas. Los expertos recomendaron entonces que no se consumiera determinado tipo de carne para evitar enfermedades. La malagueña hizo suyo el discurso pero con un giro de «ama de casa», como ella misma aseguró: «Las amas de casa no tienen que hacer un caldo con huesos de vaca, que además ya no se venden, y si los tienen en la nevera, que los tiren. Se puede hacer el caldo con huesos de cerdo». Las declaraciones no convencieron y Villalobos se llevó las críticas de la oposición al entender que estaba frivolizando un tema ten serio como la salud de los españoles.