El vicepresidente de la Junta, Juan Marín, hace un gesto al presidente de la Junta, Juanma Moreno
El vicepresidente de la Junta, Juan Marín, hace un gesto al presidente de la Junta, Juanma Moreno - Raúl Doblado

Tormenta política por los polémicos nombramientos del Gobierno en la Agencia AVRA

El PSOE y Adelante censuran duramente al Partido Popular mientras Ciudadanos se desmarca de la decisión de elegir a ocho exconcejales populares para dirigir esta empresa pública

SevillaActualizado:

El nombramiento de ocho exconcejales del PP como responsables de la Agencia pública de la Junta AVRA en las provincias fue uno de los asuntos políticos más comentados en los pasillos del Parlamento andaluz en la sesión plenaria que se ha celebrado este miércoles. Y no sólo por los grupos de la oposición, sobre todo Adelante Andalucía y PSOE que fueron los más duros, sino también dentro de las propias filas populares, muchos de cuyos integrantes movían la cabeza en señal de reprobación y censuraban una decisión «torpe y equivocada». Eso sí. En privado y sin nombres. Tampoco ha sentado nada bien en los socios de Ciudadanos en el Gobierno andaluz.

Hay una norma aceptada por ambas fuerzas políticas de no injerencia en los asuntos que competen al otro partido en el seno del Gobierno. Pero este miércoles el portavoz parlamentario de Ciudadanos, Sergio Romero, se desmarcó públicamente de la polémica. «Mi partido no optaría por incorporar a ocho exconcejales para dirigir una empresa pública, pero quien debe responder es Elías Bendodo», dijo con un rostro serio.

El discurso estaba, sin embargo, prácticamente hecho para el portavoz del PSOE. Mario Jiménez aseguró que al PP «se le cae todo su montaje dialéctico y su farsa y pone de manifiesto su gran hipocresía con esos nombramientos. Confío en que, a partir de este momento, nunca más se escuche a dirigentes de PP y Cs hablar de despolitización absolutamente de nada tras el espectáculo de estos nombramientos».

Desde Adelante Andalucía, Ángela Aguilera aseguraba que el PP «ha llegado para desmontar el cortijo del PSOE y montar su propio chiringuito, con el beneplácito de Ciudadanos, al que le vale un ERE lo mismo que una Gürtel».

Curiosa, cuanto menos, fue la reacción del portavoz de Vox, Alejandro Hernández, quien afirmó de forma irónica, «no iban a ser de Podemos».

El portavoz parlamentario del PP, José Antonio Nieto, trató de salir del atolladero de la mejor manera posible. «En AVRA tienen como contrapartida a los ayuntamientos y son perfiles de personas que han desarrollado allí su labor. No voy admitir una descalificación genérica, no creo que todos los políticos sean capaces para todo pero tampoco por ser político uno es incapaz para todo».

Nieto no se quedó ahí justificando la decisión de su partido. «Son cargos de libre designación que deben estar en sintonía con el Gobierno».