El último censo de linces señala 402 ejemplares en Andalucía, el 73,5% del total
El último censo de linces señala 402 ejemplares en Andalucía, el 73,5% del total - ABC

La Unión Europea financiará el lince con 30 millones de euros en cinco años

El proyecto Life Iberlince II implica a tres comunidades más aparte de Andalucía y Portugal

HUELVAActualizado:

El proyecto Life Iberlince II, que se prevé pueda comenzar en este 2019 después de que el pasado 31 de diciembre concluyera tras siete años de vigencia su antecesor, tiene previsto desarrollarse por un período de cinco años, para lo que contaría con un presupuesto de unos 30 millones de euros, financiados por la Unión Europea.

Así se desprende de la información de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, coordinadora del mismo, en la que se precisa que con dicho proyecto se pretende continuar con los éxitos alcanzados en la recuperación de la distribución del lince ibérico en España y Portugal.

De esta forma, se firmaron más de 130 convenios de colaboración, que permitieron realizar acciones de conservación a gran escala y que ayudaron a rebajar la categoría de amenaza de esta especie, pasando de estar en peligro crítico de extinción a bajar un grado y estar en peligro. El Iberlince II persigue la conexión de las poblaciones de lince ibérico para lograr una viabilidad demográfica y genética a largo plazo. Para ello se ha trabajado en los últimos años en la habilitación de áreas bien conservadas de Portugal y de las comunidades autónomas de Extremadura, Castilla-La Mancha, Murcia y Andalucía, donde perviven las mayores poblaciones de esta especie: 402 ejemplares, el 73,5 % del total peninsular, según las cifras del último censo.

Sobre este Iberlince II, que sería el cuarto consecutivo relacionado con la conservación del lince ibérico, se proyectará la experiencia ya adquirida para resolver cuestiones como la endogamia, provocada por la fragmentación de unas poblaciones en crecimiento; las muertes no naturales causadas por accidentes en carretera; y el hallazgo de nuevas cepas de virus que afectan al conejo silvestre, el principal alimento del lince ibérico. El objetivo es seguir aumentando el número de ejemplares y conectar sus poblaciones hasta que este felino descienda una vez más en su categoría de amenaza, para pasar entonces a considerarse como una especie vulnerable a la extinción. Por este motivo, el proyecto se implementará, no solo en Andalucía, sino también en el Alentejo y Algarve portugués, y en las comunidades de Castilla-La Mancha, Extremadura y Murcia.