Eva Yerbabuena se considera una persona severa y estricta en su trabajo
Eva Yerbabuena se considera una persona severa y estricta en su trabajo - Juan Flores
CONVERSACIONES SOBRE ANDALUCÍA

Eva Yerbabuena: «El flamenco es el arte más maravilloso del mundo»

Entrevista de Francisco Robles con la bailaora Eva Yerbabuena

SevillaActualizado:

Nació en Frankfurt, ha actuado en medio mundo llevando el flamenco a los mejores escenarios y ha recibido la Medalla de las Bellas Artes en Córdoba

¿Qué es Andalucía para usted?

Es el mejor rincón del mundo, sinceramente. Lo digo porque así lo siento. La luz es diferente, la tradición es muy importante, así como la evolución que nos permite no perder la esencia. Trato de compartir esto con el público de cualquier lugar del mundo al que voy. He tenido la oportunidad de visitar muchos países, y cuando vuelvo siempre me lo digo: vivimos en el mejor lugar del mundo.

Nació en Frankfurt, pero al poco tiempo la trajeron a Andalucía. ¿Qué le queda de aquello?

No sé qué puede uno recoger en quince días. Quizá me considero una persona severa y estricta en mi trabajo, muy inconformista. Me gusta todo lo mejor hecho posible: no sé si se puede definir Alemania. Tal vez la impronta del carácter alemán.

¿Se ha planteado cómo habría sido su vida si se hubiera quedado en Alemania?

La verdad es que no, pero recuerdo conversaciones de mis padres. «¿Te imaginas que nos hubiésemos quedado allí?». Sentían el temor de que creciéramos allí y que por eso nunca volverían. Yo tiré de ello cuando me trajeron aquí.

¿Cuándo se le apareció el flamenco para quedarse con usted durante toda su vida?

Con doce años, y fue por cumplir el deseo de mi tía, que murió muy joven. Ella tenía muy claro que tendrían que llevarme a una escuela para que aprendiera a bailar flamenco. Veía que cuando yo escuchaba flamenco, mi semblante cambiaba.

¿Qué es el flamenco? ¿Se puede definir?

No quiero dar la definición que siempre he escuchado. No es una forma de vida porque ya no vivimos como hace 50 años. Es un lenguaje, un catalizador energético que usamos para compartir nuestras vivencias.

¿El flamenco es una de las Bellas Artes, como aparece en la medalla que le han concedido?

El flamenco es el arte más bello del mundo. Es de los más completos. Se puede acercar a cualquier tipo de música.

¿Se sigue mirando mal esta forma de cantar, de bailar y de vivir?

Sí. Está más reconocido, pero no lo suficiente. No lo digo por parte de las instituciones, que desconocen las posibilidades económicas y culturales de este arte universal. Se mira mal desde la educación en casa: no es una carrera ser cantaor o guitarrista

¿Cómo ven y escuchan el flamenco en otros lugares del mundo?

Como un arte maravilloso al que se respeta enormemente, no se le considera algo inferior a lo demás. Deja de ser algo para divertirse. He estado en grandes teatros y ha sido muy respetado, como las danzas de otros lugares del mundo. Depende de cómo lo vendamos nosotros.

Usted ha actuado en Asia y Oceanía. ¿Qué se siente al bailar tan lejos de Andalucía?

Cuando subo a un escenario procuro olvidarme de que estoy fuera. No se baila diferente cuando estás fuera de aquí. Das la vida sin echarle cuenta al idioma.

¿Qué es más difícil, bailar una farruca o tener que lidiar como empresaria con los que se ponen farrucos a la hora de pagar?

Lo más difícil del mundo como empresaria es tratar con ineptos a los que no les interesa la calidad, sino la cantidad. Tienes que convencer a mucha gente que no te corresponde y que tendría que apostar por tu trabajo, en lugar de dedicarte a crear.

¿El flamenco se aprende o se nace sabiendo?

Se nace sabiendo y se aprende. Una cosa sin la otra es imposible. La técnica siempre tiene que estar al servicio del sentimiento. Si está por encima se puede ser un virtuoso, pero ya está. El virtuosismo es una cosa, y hacer sentir y transmitir es otra. Hoy estamos más preparados técnicamente que nunca.

¿Qué quedará de su vida cuando le quiten lo bailao?

Sinceramente, no lo sé. Espero que me recuerden como humilde y generosa, antes de que digan que era una gran artista pero una mala persona.