Arenas cree que hallará unas cuentas «espantosas» si llega a la Junta
Los candidatos del PP por Sevilla, en los jardines del Parlamento andaluz

Arenas cree que hallará unas cuentas «espantosas» si llega a la Junta

El PP escenificó ayer su unidad con la presentación de las listas al 25-M en las ocho provincias

E. F.
ALMERÍA/SEVILLA Actualizado:

El PP de Andalucía ofreció ayer una imagen de gran unidad con la presentación en las ocho provincias, sin contratiempos ni fisuras, de los candidatos a las elecciones autonómicas del 25-M. El presidente regional del partido y aspirante a la presidencia de la Junta, Javier Arenas, que encabeza la lista de Almería, estuvo en Roquetas de Mar junto al resto de integrantes de la candidatura provincial, donde insistió en un mensaje: la necesidad de que los malos gestores públicos paguen sus cuentas ante los jueces. En este sentido, Arenas dijo que llevará al Parlamento de Andalucía una Ley de Buen Gobierno y Transparencia que incluirá un código de buenas prácticas al que deberán someterse «todos los gestores» públicos. Señaló que esta Ley será una de las primeras medidas que tomará si gana los comicios, informa Efe. «Hay quien piensa que ya ha pagado su responsabilidad por perder las elecciones pero hace falta poner en marcha una ley que exija responsabilidad judicial a los administradores

públicos», incidió.

Arenas criticó que el Parlamento andaluz lleve «quince años sin una sola comisión de investigación», ni siquiera para el caso de los ERE, «el mayor escándalo de la historia democrática», que alcanza un importe de «1.000 millones de euros», subrayó.

El candidato del PP a la Presidencia de la Junta remarcó que «hay que acabar con el despilfarro» y propuso un gobierno basado en «diálogo, reformas y austeridad», aunque advirtió de que se va a encontrar con unas «cuentas espantosas, bastante peores que las que se ha encontrado (Mariano) Rajoy».

Mayoría para gobernar

Arenas cree que su partido puede lograr una «mayoría muy amplia» en la cita electoral del 25-M, aunque insistió en que no se fía del todo. El candidato avanzó que la campaña del PP será «limpia» y centrada en «propuestas realistas» para un «gobierno del cambio, la ilusión y la esperanza» para la gente que «lo está pasando mal». Javier Arenas resaltó que «el partido está muy unido», lo que le permite poner «todas las energías al servicio de los ciudadanos», en contraste con las discusiones internas de otros.

Señaló que el cambio no se reflejará solo «en la forma de gobernar» sino también en la «mentalidad» y subrayó, al respecto, que la «primera reforma» y la «más importante» será «decir la verdad». «Hay que decir que la situación es difícil, pero también que vamos a ser capaces de ganar a la crisis y al paro» con «mucho esfuerzo». Por ello, considera necesario que «la iniciativa personal sea un bien social» y que se respalde a quien tenga una idea o esté dispuesto a invertir en un proyecto.

Pacto por el empleo

También insistió en que promoverá un gran pacto por el empleo en el que se buscará la participación de los empresarios, los sindicatos y las administraciones.

Malos gestores públicos «Hay quien piensa que ya ha pagado su responsabilidad con perder las elecciones»

Otra de las prioridades si el PP gobierna la Comunidad será «defender con uñas y dientes» la agricultura, para lo que Arenas está dispuesto a convertirse en «embajador permanente» en Bruselas, «donde se juega gran parte del futuro de nuestros hijos y nietos», así como impulsar la concentración empresarial para lograr unos precios más justos para los productos agrícolas.

Arenas también pidió «dejar la demagogia del ladrillo», del que dijo que «también sirve para comer», y propuso un nuevo Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA) con el «pacto de todos» y «la base del medio ambiente». «Hay que ocuparse de las especies, pero me da la sensación de que algunos se han ocupado de todas las especies menos de la humana», señaló.

Según Arenas, Andalucía se encuentra inmersa en la «etapa de mayor desigualdad de oportunidades de la historia de la democracia», por lo que el «reto» debe ser que los andaluces tengan «las mismas oportunidades que el resto de españoles y europeos» y evitar que los jóvenes tengan «la emigración como la única solución».

En Málaga, la cabeza de lista y alcaldesa de Fuengirola, Esperanza Oña, destacó que la candidatura de esta provincia a las autonómicas es un «símbolo de unión» que combina «experiencia y juventud».

En Huelva, donde el PP presenta como cabeza de lista al alcalde, Pedro Rodríguez, esta formación busca con su candidatura continuar como primera fuerza política en la provincia.

La candidatura de Cádiz, liderada por el secretario general del PP-A, Antonio Sanz, destacó ayer la «humildad y el trabajo» de su partido frente a la «división» socialista.

Experiencia y renovación

En Córdoba, el PP presentó su lista de candidatos, que es cabeza el alcalde de la capital, José Antonio Nieto, con la idea de que «representada a toda la provincia y todos los sectores generacionales».

El número uno por Granada, Carlos Rojas, alcalde de Motril, destacó que su candidatura «combina experiencia, renovación, preparación, conocimientos y tiene el mismo denominador común, generar empleo, que es la principal preocupación de Arenas y todos los andaluces».

En Jaén, el PP presentó ayer una lista dispuesta a «dar la batalla» y a «ganar» al PSOE. La portavoz popular en en la Diputación provincial, Catalina García, es la cabeza de cartel.