Los jugadores del Atlético se abrazan en el partido ante el Granada
Los jugadores del Atlético se abrazan en el partido ante el Granada - AFP
Patrocinado por:Santander
Liga BBVA

El Atlético ya tiene permiso para soñar

Con la tercera plaza asegurada, los de Simeone miran a un calendario favorable

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Lo mejor está por llegar en el Atlético. Lo dice un peso pesado del vestuario rojiblanco como Fernando Torres. En el cuadro colchonero ha caído como una bendición el asombroso descalabro del Barça que les sitúa colíderes a falta de cinco jornadas, y quien más quien menos, todo el mundo echa ya sus cuentas.

En realidad, los de Simeone nunca han dado por perdida la Liga pese a encontrarse a nueve puntos de los azulgranas hace ahora justo un mes. O quizás sea mejor decir que nunca la vieron como una opción real, fieles como son a la filosofía de su entrenador de centrarse en el objetivo de lograr la tercera plaza.

Ese propósito, por cierto, se logró de forma matemática con la victoria del domingo ante el Granada, por lo que a partir de ahora ya se puede soñar. La Liga se ve como un anhelo posible y desde la confianza que aporta la tendencia alcista del equipo en los últimos partidos. Como contrapeso, la eliminatoria de Champions ante el Bayern aparece como una distracción obvia, aparte del evidente desgaste que supone jugarse el pase a la final ante el todopoderoso equipo alemán.

Echando un vistazo rápido a lo que queda de Liga se observa también que el Atlético tiene, a priori, el calendario más sencillo de los tres aspirantes al título. La prueba de fuego definitiva la vivirá el Atlético de aquí al domingo, con los partidos ante el Athletic en San Mamés y ante el Málaga en el Calderón. Ganar en Bilbao parece el objetivo más complicado de aquí al final. Partiendo de la base de que primero tiene que fallar el Barça, superar ese trance colocaría al Atlético en una posición inmejorable. Después llegará el Málaga, uno de los cuatro equipos, junto a Barcelona, Villarreal y Sporting, que han sido capaces de doblegar al Atlético esta temporada. Simeone recuerda con espanto el partido de La Rosaleda, jugado el día de las elecciones generales. El equipo tenía la posibilidad de ser líder en solitario, pero ofreció un partido ramplón agravado por la expulsión de Gabi a falta de media hora.

Tras el Málaga, el Atlético volverá a jugar en casa, esta vez ante el Rayo y viajará a Valencia para medirse al Levante. El equipo granota ofrece una dificultad añadida al estar en la pelea por la permanencia. Los rojiblancos cerrarán la Liga ante el Celta en el Calderón.