Simeone jugador un gol en su segunda etapa como jugador del Atlético - ABC
ATLÉTICO

Fernando Torres, otro ídolo que regresa al Vicente Calderón

Otros grandes mitos de la afición, como Simeone o Paulo Futre, también retornaron al club rojiblanco años después de su salida

EFE
Actualizado:

La vuelta de Fernando Torresal Atlético de Madrid, tras su paso por Liverpool, Chelsea y Milán, representa una nueva historia de jugadores fuertemente vinculados con el club que retornaron al equipo rojiblanco, como lo hiciera el argentino Diego Simeone o el portugués Paulo Futre.

Torres se despidió del Atlético en 2007 con 23 años y regresará con 30 a la entidad en la que se formó futbolísticamente. Siete años en los que ha sido ídolo en el Liverpool de Rafa Benítez, aunque no cosechó títulos; ganador en el Chelsea (Liga de Campeones 2011-12 y Liga Europa 2012-13) y ha tenido un breve paso de unos meses por el Milán, donde no ha tenido más que una decena de partidos.

Su regreso no es una página excepcional en el conjunto rojiblanco, que en su historia ha presenciado varios retornos, muchos de ellos en las últimas décadas. Entre estas historias de ida y vuelta tiene especial relevancia la del actual entrenador rojiblanco, el argentino Diego Pablo Simeone, por lo significativo de su ejemplo y por la coincidencia de ambos en el campo, ya que Torres y Simeone compartieron vestuario durante las temporadas 2003-04 y 2004-05.

Simeone recaló por primera vez en el Atlético con 24 años procedente del Sevilla, donde había cuajado dos buenas temporadas jugando una treintena de partidos y anotando hasta ocho tantos en su segunda campaña. Llegó al Atlético para el ejercicio 1994-95, un año ciertamente decepcionante para el conjunto rojiblanco, que fue decimocuarto en Liga y encadenó hasta cuatro entrenadores. La siguiente campaña, con la llegada del serbio Radomir Antic al banquillo y futbolistas como el portero José Molina, el centrocampista serbio Milinko Pantic o el delantero búlgaro Lubo Penev, el Atlético resurgió de sus cenizas logrando el «Doblete» de Liga y Copa. Simeone disputó 45 partidos entre Liga y Copa, y anotó 12 goles, la mayor cifra en ese sentido de su carrera deportiva.

La marcha de Simeone a Italia

Tras una campaña 1996-97 en la que llegó con el Atlético hasta los cuartos de final de la Liga de Campeones, en los que cayó con el Ajax de Amsterdam, Simeone se marchó a la liga italiana para jugar en el Inter de Milán, donde ganó una Copa de la UEFA, y en el Lazio, donde ganó la Serie A y la Supercopa de Europa.

Seis temporadas después, el hoy técnico rojiblanco regresó a un Atlético que afrontaba su segundo año tras el ascenso. El Cholo disputó 32 partidos de rojiblanco, 27 como titular; aunque la campaña siguiente no logró tener la misma continuidad y decidió marcharse a concluir su carrera al Racing de Avellaneda argentino.

Entre los retornos ilustres de la historia del club está también el de otro ídolo, aunque fuera más simbólico que competitivo. Paulo Futre, que jugó en el Atlético entre 1987 y 1993 y ganó dos Copas del Rey como rojiblanco, salió del club a mitad de la temporada 1992-93 con destino al Benfica.

Cuatro años después, y tras pasar por el Olympique de Marsella, el Reggiana, el Milán y el West Ham e incluso anunciar su retirada por una lesión de rodilla, Futre retornó al Vicente Calderón. Lo hizo en septiembre de 1997 jugando unos minutos en un 5-0 del Atlético al Valladolid, pero no jugó más que diez encuentros.

Otro caso de viaje de ida y vuelta al Atlético de Madrid fue el delantero cántabro Marcos Alonso, que también fue técnico de la entidad rojiblanca. Como futbolista, Alonso fue colchonero entre 1979 y 1982, cuando marchó al Barcelona. Después de lograr varios títulos de azulgrana, retornó al Atlético en 1987, temporada en la que jugó 26 partidos, pero una lesión de rodilla no le permitió jugar en la siguiente y terminó retirándose en el Logroñés.

Dejando aparte otros ejemplos recientes, como el lateral Carlos Aguilera (ida y vuelta al Atlético con paso por el Tenerife), el delantero José Mari (dos etapas con tres temporadas en el Milan entre ellas), el defensor Antonio López (ida y regreso del Osasuna), o el centrocampista brasileño Diego Ribas, en la actual plantilla del Atlético hay varios ejemplos de idas y regresos exitosos.

El capitán Gabi es el mejor exponente. Canterano del Atlético, logró minutos en Primera división con un buen curso 2004-05 en el Getafe e incluso logró ser titular en el conjunto rojiblanco. Sin embargo, fueron cuatro campañas en el Zaragoza las que le permitieron volver como un jugador más hecho para liderar el centro del campo del actual Atlético de Simeone las últimas cuatro temporadas. Un caso similar es el del centrocampista Mario Suárez, traspasado al Mallorca y recomprado en 2010 para formar parte de los últimos años de éxitos rojiblancos. Fernando Torres engrosa ahora esta lista de «regresos en rojiblanco», todos con matices diferentes.