Los diseñadores junto a algunas de las modelos tras el desfile
Los diseñadores junto a algunas de las modelos tras el desfile - A. de Antonio/De San Bernardo
MBFWM. Primavera-verano 2018

Alvarno suaviza a su diosa urbana

La belleza de la mujer Alvarno se desplegó en la pasarela, en una colección que los diseñadores han querido que suponga un cambio de era, hacia unas propuestas más ligeras y con movimiento

Actualizado:

El día continúa a mejor, tras la presentación de la colección de The 2nd Skin llegan Álvaro y Arnau, los dos diseñadores que hay detrás de la firma Alvarno. Una firma que en tan solo siete años han sido capaz de llegar muy lejos. Y con esos siete años se replantean un cambio de era. Y es que tienen mucho que decir y que ofrecer, pero creen que es hora de cambiar un poco de registro. Eso sin dejar a un lado y sin apartar nada de su carrera, solo avanzar. Seguir adelante.

«Queremos un cambio de registro hacia algo más ligero, más vaporoso», nos confiesa Álvaro antes de que empiecen a aparecer los looks sobre la pasarela. Por supuesto, no una pasarela normal, porque ellos saben que también hay que dar espectáculo para que sus propuestas se queden en la retina. Así, nos han ofrecido un jardín muy particular.

Los vestidos, prendas estrella de esta colección, llevaban la ligereza impresa, pero la livianidad no la imprime que sea una falda amplia, sino que están confeccionadas mediante bandas, que dan mucho movimiento. Esas mismas bandas aparecen en distintas prendas de la colección: chaquetas militares, preciosas; vestidos camiseros y cortos, bombers. Otro hilo conductor de la colección son las flores blancas, al igual que el escenario. Flores de blanco sobre negro y de negro sobre blanco, al igual de que de colores.

«Todo ha sido muy elaborado, aunque de apariencia sencilla», nos recalca Álvaro en el backstage, como si alguna vez no lo hubiera sido.

Pero no solo han aparecido vestidos ajustados, también despegados de la silueta; al igual que sus camisas blancas, emblema ya de la firma, con el único adorno de los bordados en cristales y metales.

Los pantalones que han aparecido en pasarela son los pantalones cargo de la edición anterior, que, según nos ha reconocido el diseñador, han tenido muy buena acogida en el mercado; pero en esta edición son más sofisticados. Sin embargo, en esta edición, las faldas drapeadas ganan la batalla.

Como complementos a los looks, las sandalias planas, elaboradas por ellos, estilo romanas. Y como más añadido, unos collares de porcelana, de Juan Guillén, y otras piezas de oro, de Inés Sáinz.

La salida final del desfile, una novia, liviana, elegante y sencilla. Un guiño para mostrar al mundo todo lo que saben hacer.