A. de Antonio/De San Bernardo
MBFWM

La liberada Agatha toma la pasarela

Luis Miguel Rodríguez «El Chatarrero», actual pareja de la diseñadora, le mostró todo su apoyo desde la primera fila del desfile

Actualizado:

Agatha Ruiz de la Prada abrió la jornada de domingo de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, y lo hizo con mucho color y la música más “cañí” y festiva, algo habitual en sus pasarelas. Vino bien para animar al público que venía un poco dormido, y pese a que estaba lleno hasta la bandera no consiguió levantarlos como hizo en la edición anterior. Puede que influyera la bandera de España que le sirvió de fondo.

Agatha mantiene que todas sus propuestas son ponibles, habría que matizar que para vestirse con algunos de sus looks se tiene que poseer un punto de valor y arrojo que no todas las mujeres poseemos. Eso no quita que muchísimas de sus prendas son divertidas, originales y coloristas. Y solo se que tiene que hacer balance de sus seguidora y admiradoras, muchas de ellas, presentes en el desfile, para asegurar que su mercado y su empresa está entre las grandes de España

Y para la primavera-verano 2019, Agatha nos propone una colección “más elegante”, según sus propias palabras. Los pantalones palazzos, de tiro muy alto, combinados con tops de formas redondeadas. Y es que las siluetas de Agatha siempre se redondean y, en esta colección, lo abullonado toma protagonismo, de tal manera que sea en faldas, en tops, en mangas o en el vestido completo, está presente en casi toda la colección.

Al ritmo de “toma que toma que toma que toma que toma to...” fueron desfilando faldas capa inspiración años 50; vestidos de corte bajo, largos, bombers, kimonos, monos, vestidos palabras de honor en una mezcla e estampados imposibles y utilizando el arcoíris entero. Todo hasta el vestido de novia final, blanco puro. Una novia muy agathaniana.