A. de Antonio/De San Bernardo

MBFW MadridRoberto Torretta viste la feminidad

El diseñador presentó una colección continuista con la edición anterior, en líneas masculinas, superposición de prendas y estampados florales

Actualizado:

Antes del último desfile en el pabellón 14 de Ifema, que corrió a cargo del diseñador Roberto Torretta, disfrutamos de un divertido y concurrido desfile de Agatha Ruiz de la Prada, que fue capaz de traer al front row a Miranda, la mujer de Julio Iglesias, y a muchísimas caras conocidas. Además de estar presente el alcalde de Madrid, Martínez Almeida, sentado junto a la candidata del PP a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que ya disfrutó del desfile de Hannibal Laguna. Pero los políticos pasaron desapercibos ante la aparición de Miranda. Esa era la sorpresa que la diseñadora no quiso desvelar hasta que dio comienzo el desfile: la colaboración y homenaje con la revista «¡Hola!».

En el siguiente desfile, el de Roberto Torretta, una institución en esta pasarela, los flashes se dispararon para Marta Ortega, hija del dueño de Zara, casada con el hijo del diseñador. Junto a ellos, Cayetana Guillén Cuervo, amante de la moda y defensora del made in Spain. El diseñador argentino, afincado en la capital desde la movida madrileña, presentó una colección «equilibrada y continuista de la colección de invierno», en palabras del diseñador. Es decir, con líneas más masculinas. Y para marcar esa continuidad de invierno, aparecieron sargas a lo largo de la colección, de aspecto pesado pero que estaban elaboradas con tejidos livianos como algodón y en colores frescos como el beige y el crudo.

La superposición de prendas fue una constante en las salidas, donde la nota que destacaba sobre los frescos estampados florales fueron las napas, en un burdeos muy del gusto del diseñador. Un amante de este tejido y al que sabe sacarle todo el partido.

Durante las 34 salidas, los pantalones destacaron especialmente, con tres tipos de cortes: los amplios, los ajustados al tobillo y las bermudas, una prenda por la que apuesta el diseñador para la primavera-verano 2020. Tampoco faltaron las patas de gallo y los verdes agua muy suaves, color que marcaba el hilo conductor de toda la colección. Para la noche, el negro con paillete, una apuesta segura.