Desfile María Escoté
Desfile María Escoté - Belén Díaz/De San Bernardo

MBFW MadridLa ropa de segunda mano sube a la pasarela

María Escoté hace una colección con prendas de segunda mano compradas en Wallapop, en un ejercicio de creatividad e imagen, pero que ni siquiera se va a vender

Actualizado:

Último día de la 70 edición de la pasarela Mercedes Benz Fashion Week Madrid. Una edición floja en líneas generales, salvando diseñadores que vienen con garra, con ganas y con ideas nuevas. Y con esa idea en la cabeza acudimos a ver la primera pasarela de la mañana, la de María Escoté. Realmente no es una colección al uso de María Escoté, es Wallapop por María Escoté, que viene ser algo así como un trabajo de costura en piezas de segunda mano. Deconstrucción para volver a construir.

No ponemos en valor el trabajo duro que ha podido hacer María, pero no es una colección para pasarela, no lo es si queremos que la pasarela madrileña sea algo en el calendario internacional. «Yo no quería desfilar. No es un ejercicio para Ifema. Pero Wallapop quería que no fuera Off, que fuera en Ifema, y se lo aceptaron. Y con el tiempo he pensado por qué no. En este momento en el que queremos dar una segunda vida a las prendas, yo muestro cómo», confesaba María Escoté en el backstage.

Tenía razón, no es una colección para estar en la Mercedes Benz y no lo es por una poderosa razón: ni si quiera se vende. Sortearán entre los clientes de Wallapop alguna de las prendas. Es simplemente un ejercicio de creatividad e imagen. Puede que el vacío de las gradas, en esta ocasión, no sólo se deba al cambio de calendario, sino la capacidad de convocatoria para ver este desfile.

Otra diseñadora que dice adiós a la pasarela. Pues como ella misma confesa: «No estuve en la edición anterior porque no quería desfilar. Y no quiero más. Estoy en otro momento de mi vida. Quiero proyectos personales. Pero me propusieron esto y aquí estoy», confiesa la diseñadora televisiva.

Como decíamos al principio, no quitamos mérito al trabajo de construcción y aguja que ha hecho María. Wallapop le ha dado un dinero y con ese dinero ha comprado las prendas que ella ha querido. «Pero ha sido como un cuarto o un quinto de lo que yo me suelo gastar en una colección», dice divertida. Con 20 camisetas de fútbol ha construido un vestido lencero; con un vestido de comunión y varias piezas de nido de abeja ha hecho un vestido en patchwork; con un traje de flamenca y unas cazadoras, otro vestido; y así, mezclando cconceptos, looks y tendencias ha sido capaz de poner sobre esta pasarela una colección.