Imagen del desfile de Oteyza
Imagen del desfile de Oteyza - DE SAN BERNARDO
Mercedes-Benz Fashion Week

Las ovejas se sientan en primera fila del desfile de Oteyza

La firma, defensora de la capa española y del sentir castellano, desfila en el Matadero con una performance en el que las ovejas merinas han sido las protagonistas

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La pasarela madrileña que este miércoles comienza es mucho más que una consecución de desfiles en el pabellón 14 de Ifema. Esta 67 edición de semana de la moda madrileña viene envuelta en lo que se llama Madrid Capital de Moda, donde la Asociación de Creadores de Moda junto con la Mercedes Benz-Fashion Week Madrid intenta que la capital se convierta en el escaparate que se debe mirar para saber las tendencias y, sobre todo, para descubrir las maravillosas creaciones de nuestros grandes del diseño.

Y este envoltorio en papel celofán acaba de comenzar en el Matadero de Madrid, con el dúo creativo que está detrás de la firma Oteyza Caterine Pañeda y Paul García de Oteyza-, después le seguirán Pilar Dalbat, Jesús Lorenzo, Pedro del Hierro… y así hasta el cierre final con Palomo Spain, un broche de oro para esta larga lista de 48 diseñadores y firmas que nos deleitarán hasta el próximo 29 de enero.

Las coincidencias existen, y así, cuando ayer se cumplió un año de la muerte de la icónica Bimba Bosé, Francis Montesinos, el diseñador que la subió a la pasarela madrileña, decide no acudir a una cita de la que no había faltado desde finales de los 80. Pero no es la única ausencia destacable: Roberto Torretta, veintidós años encima de las tablas también se apea por motivos de reorganización empresarial; Maya Hansen, que ha decidido que sus corsés este años no se luzcan por el recinto ferial, y María Ke Fisherman. A todos ellos se les extrañará.

Pero, aunque las ausencias son de lamentar, también es cierto que hay propuestas nuevas que traen un aire fresco y renovado. Es el caso de lo que acabamos de contemplar en el Matadero Madrileño, una performance de Oteyza. En una reivindicación de la lana de la oveja merina española, los diseñadores han sentado en el front row a las ovejas, unas cincuenta ovejas, en sus pequeños establos restaban espacio a las famosas para el «front row», pero también es cierto que no ha estado muy concurrido de famosos. Había mucha influencer y mucha bloguera.

Solo falta -y a lo mejor llega- que salga un animalista, a lo que Paul, momentos antes del desfile, nos comentaba que esta performance es al contrario, es para luchar para que esta raza, que está a punto de la extinción, no desaparezca. La colección «Renacer» no es en verdad una pasarela al uso, es una performance que se inicia con la confección de una capa delante de los asistentes. Tras el espectáculo, y con la guitarra de Paco de Lucía como música de fondo, empiezan a discurrir por la nave los modelos, con sus trajes y sus capas.

Una firma que, aunque su especialidad sean los trajes a medida, lo cierto es que se están haciendo con una reputación internacional gracias a sus capas. Las capas tan españolas que han lucido por la pasarela de Pittis de Florencia, y que ahora, por primera vez, desfilan en la semana de la moda madrileña. Sus trajes masculinos, aunque también para mujer, son actuales en el corte: pantalones pitillo y las chaquetas galernas, donde la falta de cuello de las chaquetas se compensa con los cuellos altísimos de las camisas. Un aire Lagarfeld. «Le damos altivez al hombre, así se siente más seguro», nos comentaba Paul ante mi asombro.