The 2d Skin
The 2d Skin - A. De Antnio/De San Bernardo
MBFWM

The 2d Skin demuestran su elegancia y gusto

Sin mucho público asistente, arroparon en la primera fila a los diseñadores Espido Freire, Nuria March, Carmen Morales y Sara Vega, entre muchas cara conocidas

Actualizado:

No podemos dar una explicación cierta sobre la falta de ambiente en esta jornada, puede que el motivo es que nos entramos en un mes de descanso o una segunda teoría es que esta falta de público puede deberse al atraso en la semana de la moda los desfiles de los diseñadores consagrados. Antes ellos desfilaban jueves, viernes, sábado y domingo, y las jóvenes promesas lo hacía el lunes; pero en esta edición han pasado a domingo, lunes, martes y miércoles.

Lo cierto es que un desfile como el The 2nd Skin Co siempre era solícito y en esta ocasión se quedaron muchas plazas por cubrir. Una pena, porque su trabajo hay que verlo, apreciarlo desde lejos y en el backstage, porque el cariño y mimo que ponen a las prendas tal vez no se aprecie del todo en la pasarela. Lo que sí se aprecia es ese arte para vestir a una mujer sensual y atrevida.

Volviendo un poco más a su registro natural, del que puede que se movieran un poco en la edición anterior, centran toda su colección en los vestidos aires años 50, donde realmente son expertos de ahí que sigan siendo uno de los favoritos para las alfombras rojas. Esa línea años 50, dulce y romántica, con sus grandes lazos como adoro, en los vestidos largos, midis y los extraminis, muy sensuales.

Pero debemos destacar de ellos el juego de los volúmenes, algo que empieza a ser nota común en los diseñadores en esta edición. «Eso es bueno, cuando coincidimos vario diseñadores en algo. Puede que lo implantemos rápidamente como tendencia», nos confiesan Juan Carlos Fernádez y Antonio Burillo, diseñadores de la firma. Mangas jamón y volúmenes en los volantes, donde nos confesaban que hay vestidos que se han llevado hasta cuatro metros de tela, con un estampado en tres tipos de fondos que iluminado cada una de estas prendas del «Jardín», nombre de la colección.

Y para la noche, los brillos y el negro, un color que no es muy fácil de ver en sus colecciones. El vestido negro ajustado con volantes abullonados de remate de bajo era maravilloso. Ellos son más de colores empolvados, pero en esta ocasión han apostado por el color y le han sacado el máximo rendimiento. Hay que destacar los vestidos fucsias.