Córdoba

Córdoba / Santiago Posteguillo, escritor

«Espero contar algún día un relato histórico que no tenga que ver con Roma»

Día 29/04/2012 - 11.06h
Temas relacionados

El autor valenciano firma hoy en la Feria del Libro de Córdoba los ejemplares de su última novela sobre el emperador hispalense Trajano

«Espero contar algún día un relato histórico que no tenga que ver con Roma»
ABC

Santiago Posteguillo mantiene hoy un encuentro con los lectores cordobeses y los amantes de la novela histórica, un género que le ha llevado a ser uno de los escritores más reconocidos del panorama nacional e internacional. No en vano, su incipiente obra empieza ya a traducirse a varios idiomas.

—¿De dónde viene su pasión por el Imperio Romano?

—Por un lado, porque son nuestras raíces, de dónde venimos, nuestras costumbres, nuestra lengua, nuestro derecho…Todo evoluciona de ahí. Y además, me interesa mucho porque es un espectáculo, una escenografía impresionante. En una novela puedes contar que hay emperadores, leones, fieras en la arena, batallas, vándalos… algo que resulta atractivo para narrar historias que sean sobre todo épicas y muy entretenidas.

—¿Es esta novela la primera de una trilogía, como ya hizo con Escipión el Africano?

—Lo que me planteo es hacer tres novelas sobre Trajano. La primera es «Los asesinos del emperador», que narra cómo Trajano llega al poder. La segunda, que es en la que estoy trabajando, aborda la conquista de la Dacia, y la tercera hablará de cuando Trajano se adentra en Oriente y cómo al final Adriano le arroja del poder. Es un proyecto que me llevará seis años, más allá de eso no tengo nada decidido.

—¿Cambiará algún día de imperio?

—Sí, hay asuntos de la historia tanto universal como de nuestro propio país bastante interesantes de novelar y, en cualquier momento, espero poder contar algún relato histórico que no tenga que ver con Roma. Aunque tengo que ver la forma en la que se lo presento a mis lectores.

—¿Cuánto hay de historia y cuanto de ficción en esta obra?

—Procuro buscar un equilibrio bastante razonable entre ficción y realidad. La realidad se encuentra en los grandes personajes históricos que aparecen en la novela y sobre todo en su parte pública, como en su participación en las batallas militares. La ficción entra cuando se trata de narrar la vida privada de esos personajes o personajes secundarios que existieron pero cuyos nombres fueron borrados. Como por ejemplo el encargado de las alcantarillas de Roma, ya que hubo alguien que se encargaba de estas tareas, pero no conocemos su nombre. Los gladiadores que se contrataron para asesinar al emperador Domiciano, existir, existieron, pero sus nombres no nos han llegado. Ahí es donde entra la ficción, pero no para inventar cualquier cosa, sino para rellenar con verosimilitud los vacíos de la historia

—¿El que se sepa la vida de los personajes históricos obliga a centrarse más en los ficticios para dar tensión a la lectura?

—Es una de las estrategias que se suelen emplear para las novelas de este género, porque cualquier persona se mete en Google, pone el nombre de un emperador, y le aparece toda su historia. Pero siempre hay pequeños vacíos. En el caso de Domiciano, ¿quién le mató? Pues este es un excelente vacío para que el novelista pueda hacer una propuesta, verosímil, e intrigante que atraiga al lector. Y también introducir personajes secundarios para aportar más vitalidad, intensidad y riqueza a la novela.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.