La familia vasca Aristrain lidera la compra de Cunext Copper
Instalaciones de Cunext Copper en Córdoba - roldán serrano

La familia vasca Aristrain lidera la compra de Cunext Copper

Son propietarios del 1% del gigante siderúrgico Arcelor Mittal y del 11% de Tubacex

Actualizado:

La nueva etapa de Cunext Copper estará liderada por una de las familias de mayor tradición en el sector siderúrgico español. Según ha podido saber ABC, el principal inversor detrás de la adquisición del 80% que poseía el fondo de capital riesgo Corpfin en la compañía cordobesa es Corporación Aristrain, controlado por José María Aristrain y su hermana María Ángeles, que heredaron en 1986 las fábricas de acero que puso en marcha su padre en la década de los cincuenta del siglo pasado.

José María Aristrain integró la compañía guipuzcoana en la siderúrgica Aceralia a cambio del 11% del capital. Tras posteriores fusiones con la francesa Usinor y la luxemburguesa Arbed (para formar Arcelor), la familia de origen hindú Mittal lanzó una OPA hostil para formar ArcelorMittal —el mayor productor de acero del mundo—, en el que Aristrain sigue como accionista (con cerca del 1% del capital).

La toma de control de Cunext Copper no es la única operación que esta familia de origen vasco ha cerrado en 2014. En la primera semana de febrero (al mismo tiempo que negociaba su entrada en la firma cordobesa), Aristrain se convirtió también en el principal accionista del fabricante de tubos de acero inoxidable Tubacex —al alcanzar un 11% de esta sociedad cotizada— mientras que el fondo de inversión Amber tomaba otro 6,85%. Al igual que otros grandes patrimonios familiares, los Aristrain han sido muy activos en la inversión en bienes inmobiliarios aprovechando la bajada de precios (en 2009, por ejemplo, adquirió la sede de la Embajada de Reino Unido en Madrid).

Un nuevo capítulo

Hace ahora una década Cunext Copper Industries se convirtió en la primera compañía española en la fabricación y comercialización de alambrón, alambre e hilo de cobre tras comprarle a Atlantic Copper esta división, en una operación que en su momento estuvo valorada en 100 millones de euros. Este movimiento fue lo que se denomina Management Buy Out (MBO), que es cuando los ejecutivos de una empresa deciden tomar el control. En este caso fueron cuatro directivos de Atlantic Copper, encabezados por su entonces director financiero, Jesús Truchuelo, quienes con el respaldo de la sociedad de capital riesgo Corpfin Capital y CajaSur, abanderaron la adquisición de las fábricas de Córdoba y Barcelona (las labores de esta última se han trasladado a Córdoba).

La adquisición que diez años después lidera la familia Aristrain es la culminación a una historia de éxito. ¿Por qué vendió en su momento Atlantic Copper? En 1993, la multinacional estadounidense Freeport-McMoRan, uno de los principales productores mundiales de cobre y oro, se hizo con la española Río Tinto Minera. En 1996 tomó el nombre actual de Atlantic Copper. En la compra estaba la fábrica de Córdoba, que no formaban parte de su negocio tradicional.

Fuera de la órbita accionarial de Atlantic Copper, Cunext ha logrado reforzar su actividad en Córdoba y ha incorporado maquinaria y procesos de alta tecnología. Con una facturación anual de 860 millones, sus cables, alambrones, granalla, perfiles y conductores están presentes en todos los sectores que operan en la transmisión de energía, datos y señales (como el automóvil, el ferrocarril, la energía eólica o los motores industriales). Más del 70% de su negocio está en el mercado exterior. Un grupo de tradición industrial y capital español escribirá, a partir de ahora, un nuevo capítulo en la historia de Cunext.