Nacho Duato fue una de las estrellas en el Festival de Itálica
Nacho Duato fue una de las estrellas en el Festival de Itálica - jesús vallinas
danza

Grandes artistas que han pasado por el Festival de Danza de Itálica

Nacho Duato, el Ballet de Víctor Ullate, National Dans Theater o el Ballet Nacional de Cuba con Alicia Alonso actuaron en Sevilla

Actualizado:

La XXIV edición del Festival Internacional de Danza de Itálica arranca este martes. Desde 1981 hasta nuestros días han pasado por la antigua ciudad romana y por otros escenarios de Sevilla algunos de los más destacados artistas nacionales e internacionales en este género.

En sus primeras ediciones el festival no estaba aún especializado en danza, por lo que su programación era más variada en cuanto distintos tipos de espectáculos. Así, este evento arrancó el año 1981, fecha en el que el anfiteatro acogió un espectáculo muy destacado «Edipo Rey», en versión de Agustín García Calvo, con José Luis Gómez y Enrique Morente. También participó la Orquesta Filarmónica de Leningrado.

Ya en 1984 actuó el Ballet Moderno de Cesc Gellabert, y se representaron obras clásicas como «Fedra» y «Las Troyanas», destacando también la presencia del gran actor italiano Vittorio Gassman, que volvería a repetir presencia posteriormente en Sevilla durante la Expo'92 y que en aquella edición de Itálica recitó fragmentos de textos de Kafka, Pirandello y Cogignola. En 1985 la compañía de Nuria Espert hizo «Salomé», y vinieron compañías como la Nikolais Dance Theatre o el Grupo de Danza de Brasil. Un año más tarde, será recordado por la presencia del Ballet de Antonio Gades, que abordó una «Carmen», que aún hoy es recordada por los aficionados. También en esa edición actuó el Paul Taylor Dance Company.

En 1987 participaron destacadas compañías como el Ballet de la Ópera de Viena, el ISO Dance Company o la de Mario Maya. Cesc Gelabert volvió a repetir esta vez con Lydia Azzopardi. Una de las ediciones más espectaculares fue la de 1988, año en que ya se convirtió en festival internacional de danza, contando siete grandes compañías de danza, destacando el Netherland Dans Theater con Nacho Duato como principal estrella de danza; Momix Dance Theater; La, La, La, Human Steps -que realizó un espectáculo muy experimental- o el Ballet Nacional de Cuba, con la presencia de su coreógrafa y principal bailarina, Alicia Alonso.

En 1989 pasaron por itálica el Ballet de Víctor Ullate o el Ballet de la Ópera de Stutgart. Un año después, en 1990, vino el Ballet de la Ópera de París o las Estrellas de Leningrado. Nacho Duato repitió en Sevilla en la edición de 1991 en una fiesta inaugural en la que intervino con Catherine Allard y Gualberto. También actuaron el Ballet de la Ópera de Berlín y Merche Esmeralda. El año de la Expo'92 fue otra gran edición, contando de nuevo con el Ballet de Víctor Ullate, Martha Graham Dance Company, el English National Ballet o el BalletMet.

En 1993 el festival se celebró en el teatro romano de Itálica por primera vez, en calles de Santiponce y en Teatro de la Maestranza. El Ballet de Víctor Ullate o la Compañía Nacional de Danza fueron dos de las actuaciones destacadas. Un año después el Maestranza también fue sede y en esa edición actuaron del Béjart Ballet de Lausanne con la dirección artística del gran Maurice Béjart; el Netherland Dans Theater, con Jiri Kylian como director artístico y el Ballet de la Ópera de Lyon con la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. En 1995 Cristina Hoyos realizó el estreno mundial de su espectáculo «Mujeres». También actuó Danat Danza.

En el año 1996 le tocó el turno la Academia Nacional de danzay baile de Biolorrusia, Los Ulen o el grupo Rare Folk. En 1997 el Ballet de Víctor Ullate realizó la obra «La tempestad» en el Conjunto Monumental de la Cartuja. Al año siguiente, en 1998, se realizó un festival cada vez más abierto a otro tipo de espectáculos. Así, en esa edición el actor Francisco Rabal ofreció un recital poético, actuando también músicos de la talla de Compay Segundo, Martirio o Amancio Prada.

En 1999 continuó realizándose el festival en escenarios fuera de Itálica por el alto coste que suponía hacer ahí espectáculos. El patio de la Diputación acogió ese año un concierto de María del Mar Bonet, a AntonioEl Pipa o a la Compañía Andaluza de Danza.

En el año 2000 no hubo festival pues la Diputación reclamaba el anfiteatro como sede y la Junta no se lo cedió. A partir de entonces se organizó de forma bienal. Así pues, el nuevo modelo de Itálica se inauguró en 2001 en el Patio de la Montería del Alcázar ante la imposibilidad de celebrarse en el anfiteatro romano. En esa edición actuaron Netherland Dans Theater y el Kibbutz Contemporary Dance Company, entre otros. En 2003 hubo una edición de transición contando con el Ballet Gulbelkian o Danza Contemporánea de Cuba. En 2005 Itálica se siguió representando en el Alcázar con el Ballet de Víctor Ullate, la compañía de Manuela Carrasco o Eva Yerbabuena. En 2007 Itálica se dedicó a Chile y su inauguración se pudo ver a través de internet por todo el mundo. Las compañías de Israel Galván o Javier Barón actuaron en esa edición.

A pesar de la crisis, Itálica ha podido continuar en estos años pese a los numerosos recortes. En la edición de 2009 el Conjunto Arqueológico de Itálica volvió a acoger espectáculos como los de las compañías de Javier Barón y de Sara Baras. El Ballet de Víctor Ullate actuó en el Teatro de la Maestranza. La penúltima edición hasta la fecha, la del año 2011, acogió la mayoría de espectáculos en el teatro romano, una vez que éste se restauró y se habilitó para la representación de espectáculos de diversa índole. Momix, Sol Picó, Fernando Romero o Belén Maya actuaron en este escenario, mientras que la Compañía Nacional de Danza lo hizo en el Teaetro de la Maestranza.