De izquierda a derecha: la directora insular de Patrimonio, Kika Coll; el descubridor del hallazgo, Félix Alarcón, y la vicepresidenta del Consell de Mallorca y consellera de Cultura, Patrimonio Y Política Lingüística, Bel Busquets
De izquierda a derecha: la directora insular de Patrimonio, Kika Coll; el descubridor del hallazgo, Félix Alarcón, y la vicepresidenta del Consell de Mallorca y consellera de Cultura, Patrimonio Y Política Lingüística, Bel Busquets - EP

Un buceador encuentra por casualidad un barco romano de hace 17 siglos en una playa de Mallorca

Se cree que el navío estaba destinado al transporte de ánforas de la época

Actualizado:

Los restos de una nave de diez metros de eslora de la época romana han sido encontrados a escasa distancia de la costa de Playa de Palma por un buceador que vislumbró hace unos 15 días los cuellos de las ánforas y decidió dar aviso a las autoridades pertinentes, de acuerdo con EP.

Así lo anunció la vicepresidenta y consellera de Cultura, Patrimonio y Política Lingüística del Consell de Mallorca, Bel Busquets, en una rueda de prensa llevada a cabo justo en frente del hallazgo arqueológico, en la que ha explicado que después de recibir el aviso, se destinó un equipo de ocho buceadores, más una arqueóloga especializada, a las tareas de recuperación de la nave.

Aunque no se tienen muchos datos todavía, se calcula que el barco surcaba la costa del Mediterráneo proveniente del sur de la península portando un cargamento de ánforas, cuando naufragó delante de las costas mallorquinas. El barco tendría aproximadamente diez metros de eslora y unos cinco de manga.

«Es un patrimonio que representa nuestro pasado, nosotros tenemos la responsabilidad de recuperarlo y restaurarlo y dejarlo de legado de gran valor para el futuro», explicó Busquets, que adelantóque la pieza formará parte del Museo de Mallorca.

Las tareas de recuperación implicarán el cierre de algunos metros dentro del agua de la Playa de Palma para que el equipo de arqueología pueda trabajar durante los meses necesarios.

Por su parte, la directora insular de Cultura, Kika Coll explicó que aparte del equipo destinado, se establecerán lazos con Ports de Balears, la Guardia Civil, y con la Policía Local para llevar a cabo las tareas de recuperación del barco.

También la Armada va a colaborar con las tareas, puesto que ya ha puesto a disposición del Consell un barco, un patrón, dos buceadores, entre otros recursos para facilitar la extracción de los restos de la arena. Además, desde la institución insular se contratará un servicio privado de vigilancia nocturna para proteger el barco.

El buceador que dio con el hallazgo hace aproximadamente quince días, Félix Alarcón, explicó a los medios que pasaron unos días entre que viera los restos y diera el aviso, puesto que él nunca pensó que no estuviera catalogado.

«Yo pensé que estaba catalogado, hasta que me di cuenta que con todos los años que llevo buceando por aquí no lo había visto nunca antes, y decidí llamar al Consell» ha contado Alarcón, que ha añadido que «inmediatamente técnicos del Consell se desplazaron y confirmaron que era un barco».

En cuestión de hallazgos navales, Mallorca está de suerte. En febrero de este mismo año, se encontraron dos pecios pertenecientes a un navío de carga que data del Alto Imperio Romano (siglo I-II d.C.) y a una embarcación moderna. En este caso, fueron arqueólogos subacuáticos los que realizaron el hallazgo con el apoyo de la Carta Arqueológica, «un documento que gestiona, investiga, conserva y difunde el patrimonio cultural subacuático de las aguas mallorquinas».