ABC

Por qué un científico lleva una década apuntando en una libreta qué hace y siente cada día

El docente de la Universidad Politécnica de Madrid, Morris Villarroel, se propuso recopilar datos de su propia vida tras cumplir 40 años

MadridActualizado:

El científico y profesor de Ciencia animal en la Universidad Politécnica de Madrid Morris Villarroel lleva ya 300 libretas idénticas escritas desde 2010, según cuenta la periodista Uxía Rodríguez en «La Voz de Galicia». El motivo se remonta a cuando se unió hace 9 años al movimiento «Quantified Self», cuyo objetivo es cuantificar diferentes aspectos de la vida de los seres humanos. En su caso, lleva casi una década estudiando su propio comportamiento y cuantificando por escrito qué hacen él y sus propios hijos cada día.

Villarroel almacena en cada una de sus libretas entre diez y doce días, donde recoge, como mínimo, algo que hace (una comida, una conversación) o qué siente cada hora. También durante tres años y medio llevó una pequeña cámara en el pecho que sacaba fotografías –dos millones, al final– cada treinta segundos.

El punto de inflexión, como recoge el diario gallego, fue cuando este canadiense, residente en España desde hace 24 años, cumplió 40 años. «Me pregunté qué es lo que había hecho, qué resultados había obtenido, pensé en la felicidad y me di cuenta de que no tenía ningún dato», contó. El científico sabía que se lo había pasado bien «más o menos», recordaba los viajes que había hecho, pero no poseía datos –por ejemplo– sobre sus mejores y peores meses.

La recopilación de su día a día tenía, como objetivo, ver todo lo que le afecta «para bien y para mal» y así tomar medidas al respecto: hacer más lo que le gusta (comer con los amigos) y evitar lo que le produce tristeza y ansiedad. «Si te duele la espalda, lo vas registrando y descubres cuándo y por qué. Lo mismo se aplica a los sentimientos. Siempre me encuentro peor de ánimo a estas horas o estos días...», contó.

También así evitaba idealizar o borrar algunos de los momentos vividos; todo ello bajo la idea de que sin datos no se puede mejorar nada, ni siquiera la vida.