Imaginamos a Jesús de Nazaret delgado, de piel clara, pelo liso y largo.... Esta es la representación de Richard Neave - ABC / Vídeo: Los enigmas de Jesucristo

¿Cómo era Jesucristo, en realidad, físicamente?

La imagen que tenemos de Jesús de Nazaret delgado, de piel clara, pelo liso y largo... no se corresponde, probablemente, con cómo sería un judío de Galilea del siglo I d.C. a pesar de todas las pinturas, esculturas e imaginaria variada sobre su figura

Actualizado:

La imagen que tenemos de Jesús de Nazaret delgado, de piel clara, pelo liso y largo... no se corresponde probablemente con cómo sería en realidad a pesar de todas las pinturas, esculturas e imaginaria variada que se ha creado sobre su figura. Y es que la Biblia no describe a Jesús físicamente, como cuenta «History», y, de hecho, la evidencia que tenemos indica más bien que probablemente Jesús era muy diferente de cómo ha sido retratado.

La Biblia cuenta que Jesús tenía alrededor de 30 años cuando comenzó su obra, que nació en Belén y fue criado en Nazaret, pero no se dice nada de su aspecto. Y eso mismo, ya es decir algo. Como dice «History», cuando Judas Iscariote tuvo que señalar a Jesús entre sus discípulos para que le distinguieran sus soldados, probablemente porque todos se parecían bastante. Así, Jesús tenía que parecer, porque lo era, «un judío de Galilea que vivía en el primer siglo», según Robert Cargill, profesor asistente de estudios clásicos y religiosos en la Universidad de Iowa y editor de Biblical Archaeology Review .

Las primeras respresentaciones, del II d.C. en las catacumbas de Santa Domitila en Roma, representan a Jesús como el Buen Pastor, un hombre joven, de pelo corto y sin barba, con un cordero al hombro. Otra pronta representación, del VI d.C. descubierta en el sur de Israel, lo presenta con el pelo más corto y rizado, una representación que era común en la región oriental del imperio bizantino.

La imagen de Jesús, de pelo largo y barbudo, que surgió a partir del siglo IV d. C., fue fuertemente influenciada por las representaciones de los dioses griegos y romanos, en particular por Zeus. «El objetivo de estas imágenes nunca fue mostrar a Jesús como hombre, sino hacer puntos teológicos sobre quién era Jesús como Rey e Hijo divino», dice Joan Taylor, profesora de orígenes cristianos en el King's College. Y luego, por otro lado y además, están las representaciones de Jesús en otras culturas diferentes al canón occidental, que son también diferentes.

Hay que decir, respecto a la conocida como Sábana Santa de Turín, que «History» expone que muchos expertos descartaron la cubierta por ser una falsificación, y que el propio Vaticano mismo se refiere a ella como un «icono» en lugar de una reliquia.

El artista forense Richard Neave, que se dedica a hacer reconstrucciones históricas, realizó hace cuatro años la de Jesucristo, y ahondaba en esta representación diferente a la tradicional. Su recreación se ha hizo usando cráneos del norte de Israel, de la época de Jesús. Así que la imagen lograda es una aproximación a cómo sería un hombre de la edad, descripción y fisonomía de la época de Jesús.