Fachada del Teatro Real de Madrid
Fachada del Teatro Real de Madrid - ABC

El Decreto de Fusión de la Zarzuela y el Real «velará para que se mantenga la política general de precios»

El Consejo de Ministros aprueba hoy la creación de la nueva Fundación Nacional del Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela, después de un mes de polémica

Actualizado:

Después de poco más de un mes de agrias polémicas, el Consejo de Ministros aprobará hoy el Real Decreto por el que el Teatro Real (TR) y el Teatro de la Zarzuela (TZ) quedan bajo la gestión de una nueva fundación pública que se llamará Fundación Nacional del Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela F.S.P. (Fundación del Sector Público). El proyecto ha provocado huelgas y movilizaciones sindicales en el TZ, que se han extendido a todas las unidades dependientes del Inaem. El Decreto será publicado inmediatamente, a partir del sábado, pero solo entrará en vigor cuando sean aprobados los Presupuestos Generales del Estado 2018.

El Gobierno ha prometido que la operación no afectará a los trabajadores –ni funcionarios ni laborales– y que el objetivo principal es la promoción nacional e internacional del género lírico español y la necesidad de aprovechar la presencia digital, la experiencia de gestión y la captación de recursos del TR. Además, apesar de que el TZ ha vivido con gran polémica el proceso, el decreto integra al director dicho teatro con las mismas condiciones de contrato de alta dirección en la plantilla de la nueva Fundacion. ¿Se ha logrado con el decreto, al que ha tenido acceso ABC?

El decreto expresa en su preámbulo que «la integración de ambas instituciones es una oportunidad de impulso integral de las artes líricas». Y en los estatutos de la nueva Fundación que acompañan al texto se mencionan actividades propias que deben «impulsar la libre creación y representación de las artes líricas... y en especial de la ópera y la zarzuela», así como «la defensa, promoción e investigación del patrimonio musical español».

Impulso sin nuevas cifras

Pero el decreto solamente marca mínimos. Regula en su disposición adicional primera que «la programación de cada temporada incluirá representaciones de obras del patrimonio lírico español en el TR y en el TZ» que, «en todo caso deberá contar con un número de títulos y representaciones de zarzuela no inferior a la media de las tres últimas temporadas del TZ». ¿Y qué media es esa? Un total de 79 funciones en 2015/16 de zarzuelas y música española, más 99 en 2016/17 y 106 en la presente temporada. La importancia de estos géneros iba in crescendo, de ahí que la media de las tres suponga un cierto frenazo.

Ahora todas esas funciones podrán dividirse entre los dos teatros, porque en el TR lleva una década sin programar zarzuela, desde la «Luis Fernanda» de 2007 con Plácido Domingo que, eso sí, se proyectó el 2 de julio de 2017 en varias macropantallas en la Plaza de Oriente. Claro que hay que subrayar que el 15 de mayo de 2017, día de San Isidro, el TZ hizo un macroconcierto gratuito en la Plaza Mayor con asistencia de 8.000 personas, que este año se repetirá el 13 de mayo. El Decreto, eso sí, expresa de igual modo que se «promoverá la presencia de artistas españoles en los elencos de las zarzuelas, manteniendo al menos los niveles medios de las tres últimas temporadas». No obstante, cabe destacar que el decreto solo marca el mínimo del que no podrá bajarse, y ahora queda saber si la nueva Fundación implementará esas cifras con más ambición.

Precios populares

Dato importante que también ha causado polémica es la diferencia entre los precios de las entradas del TR y los del TZ. El Decreto establece que, «la Fundación velará para que se mantenga la política general de precios para las representaciones del patrimonio lírico español que se programen en el TZ, incluidos los descuentos colectivos prioritarios». Asimismo, «la Fundación mantendrá el nivel de financiación actualmente destinado a la programación de zarzuelas y, en la medida de las disponibilidades presupuestarias, promoverá su progresivo incremento». Aunque no es muy concreto, sirve como declaración de buenas intenciones.

Como ya se dijo, se mantiene al TZ como sede estable de la Compañía Nacional de Danza y del Ballet Nacional de España «en los términos que se establezcan mediante convenio entre el Inaem y la Fundación» con la referencia de las tres últimas temporadas. El Ministerio de Cultura expresa su deber de velar «por el cumplimiento de las previsiones de los apartados anteriores y desarrollará actividades de promoción de la zarzuela compatible con las que realice la Fundación».

Otro de los puntos que, sin duda, va a levantar cierta polémica es que el Decreto suspende la aplicación del código de buenas prácticas implantado por el Ministerio de Cultura en sus centros y museos. En concreto queda derogada la orden que regula ese código del Inaem, gracias al que fue elegido el actual director, Daniel Bianco, después de haber presentado un plan que, según se afirma en el decreto, será respetado, como la programación de las temporadas, hasta 2020.

Personal

Otro de los puntos calientes con los sindicatos, el artículo 3, regula que todo el personal del TZ pasa a la nueva Fundación «con los mismos derechos y obligaciones que tuvieran en el momento de su integración», tal como se ha prometido desde el Ministerio de Cultura. Sus puestos se suprimen del Inaem. Y los funcionarios podrán optar por incorporarse a la plantilla de la Fundación mediante contratación como personal laboral fijo fuera de convenio acompañada de una excedencia voluntaria de su plaza «por prestación de servicios en el sector público». O no incorporarse y en ese caso «se les atribuirá el desempeño provisional de un puesto de trabajo en los términos previstos» en la legislación que regula el ingreso del personal al servicio de la Administración del Estado. La incorporación del personal laboral se hará de acuerdo con lo establecido en el artículo 44 del texto refundido del Estatuto de los Trabajadores.

Comisiones Obreras declaró ayer que el «Inaem hace dejación de funciones» y le acusó de incapacidad «para proyectar la zarzuela» puesto que el TZ «ha cumplido sus fines de llevar un público más joven al teatro». Para hoy hay convocada una asamblea y se espera que continúen las movilizaciones durante el mes próximo. El sindicato incide en dificultades que aún no saben cómo serán resueltas, como los servicios que el TR tiene subcontratados y el TZ cubre con personal propio.

Periodo de transición

El Ministerio de Cultura elaboró meses atrás un documento al que ha tenido acceso ABC en el que aborda las líneas estratégicas y las resistencias del proyecto que ahora deberán resolverse. Tras establecer los puntos fuertes y analizar las sinergias y las nuevas fuentes de recursos aboga por un «proceso paulatino de adaptación que reduzca la conflictividad laboral». Sin embargo se considera ese proceso temporal para los 144 empleados laborales. El convenio «debería ser objeto de denuncia» para «integrarlos a posteriori al convenio de la Fundación Teatro Real», aunque manteniendo antigüedad y otros derechos. Según el texto, eso ocurrirá al negociar el próximo convenio del Real, previsto en 2020.