España promoverá un estudio sobre sus buques hundidos en EE.UU.

El Gobierno renueva su acuerdo de cooperación con el Servicio Nacional Oceánico norteamericano

CORRESPONSAL EN WASHINGTONActualizado:

España y Estados Unidos han renovado su compromiso para seguir colaborando en la protección del espacio marino subacuático. El director general de Bellas Artes y Bienes Culturales español, Miguel Ángel Recio, y el adjunto al administrador del Servicio Nacional Oceánico, W. Russel Calender, firmaron ayer, cinco años después, el segundo MOU (Memorándum of Understanding o Memorando de Entendimiento), que permitirá mantener la colaboración entre ambos gobiernos y que seguirá beneficiando el interés de España en la búsqueda y salvaguarda de sus buques hundidos. El acuerdo es el más ambicioso de los que mantiene Estados Unidos con otro país. Además, se pretende que el desarrollo de este segundo compromiso permita un estudio a fondo sobre los numerosos pecios españoles que se encuentran dentro de las aguas de los Estados Unidos, un número que en la actualidad «es imposible de concretar», según reconoció el representante del Ministerio de Cultura español durante un encuentro con los medios en la Antigua Residencia del Embajador, en Washington.

A vueltas con el galeón San José

En su comparecencia ante los periodistas, Miguel Ángel Recio también se refirió al hallazgo del galeón San José por parte de Colombia, después de que los gobiernos de ambos países hayan acordado abrir conversaciones para buscar una postura común en torno al futuro del nuevo yacimiento del patrimonio subacuático, un proceso que lidera por parte española el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo.

Con respecto a la postura del Gobierno, su director general recordó que el objetivo es que el pecio «sea tratado de acuerdo con la Convención de la Unesco, es decir como una excavación arqueológica», de forma que se mantenga donde está y se proceda a un estudio previo para acometer los trabajos. Recio restó importancia al hecho de que Colombia no se haya sumado a dicho acuerdo y se mostró convencido de que «tendrá el mismo objetivo de preservar los restos históricos y arqueológicos encontrados».

Recio descartó que el Gobierno español haya reclamado otra cosa que la aplicación del acuerdo internacional, y mucho menos la propiedad, en relación al buque de guerra español que fue hundido en aguas colombianas, cerca de Cartagena de Indias. Y advirtió del riesgo de que se proceda a la extracción del galeón, por ejemplo para la madera, porque «hoy no existe ningún material para evitar que se acabe rompiendo».

Con relación a los 600 marinos españoles (de Europa y América) que se encontraban a bordo del que es un buque de Estado para nuestro país, al ser de guerra, el director general se mostró partidario de proceder al igual que ocurrió con lafragata Mercedes, que en 1804, tras salir de Montevideo, explotó como consecuencia del ataque británico, consecuencia de lo cual perecieron más de 300 marinos españoles. Después de un largo litigio con la compañía cazatesoros norteamericana Odissey que ganó el Gobierno español, se llevó a cabo un homenaje con la colocación de una placa a los caídos en combate en el propio lugar donde se halló el pecio.