Jordi Basté
Jordi Basté - EFE
ESPAÑA, CAMISA BLANCA

Jordi Basté: «Que fracase tu matrimonio, pero no tu familia»

Dirige y presenta «El món a RAC1», líder de las mañanas radiofónicas en Cataluña

Actualizado:

No me creo que le guste la vacación.

Me encanta, pero no cuatro semanas seguidas.

Calor.

Me horroriza el calor. Deme frío.

Elecciones.

Hace un mes estaba convencido de que no habría elecciones. Y aún hoy creo que el bipartidismo gana si pactan PP y PSOE y Sánchez se compromete a no subir impuestos y a no hacer concesiones a los independentistas. Pero no parece que el PP esté en disposición de mirar hacia otro lado y abstenerse; y si nadie se aparta, habrá elecciones. Hoy, mañana, o dentro de un año cuando un gobierno de alianzas imposible salte por los aires.

La Cataluña constitucionalista le llama separatista y la Cataluña independentista le llama traidor.

Yo soy periodista y no puedo generar indiferencia. Yo explico mi visión, que lógicamente cambia con el tiempo y con lo que pasa. Mi verdad es vulnerable.

Su matrimonio también lo fue, pero ha salvado a su familia.

Que fracase tu matrimonio, pero no tu familia. O mejor: tu matrimonio puede fracasar, pero has de hacer lo que puedas para que tu familia se mantenga unida. Nos vamos de vacaciones los cuatro y nos va muy bien.

Lo contrario de la política.

Hemos creado trincheras. En todo. En el fútbol, en la economía y en la política. Somos incapaces de reconocer los propios errores y de felicitar al otro.

Las caras de sus hijas.

Las semanas siguientes a la separación nos costó un poco pero enseguida aprendimos a dejarnos de mirar de reojo, para mirarnos a la cara de nuestras hijas.

Twitter.

Estoy a favor, muy a favor. Pero con matices. Lo hemos futbolizado todo. Creemos que Twitter es la sociedad y sólo es un frame. Si fuera por Twitter, Jordi Graupera sería el alcalde de Barcelona y Vox la segunda fuerza política de Cataluña.

Y las otras aplicaciones.

Vivimos muy rápido. Ahora siete de cada diez parejas se separan. Y han aparecido aplicaciones que ayudan a gente que antes era incapaz de ligar. Para que me entiendas: antes para ligar había que salir. Ahora puedes ligar en una aplicación mientras tu pareja duerme a tu lado. Cosa que, por cierto, no he hecho jamás.

Cataluña.

Siempre he sido partidario de intentar pactar un referéndum y contarnos. No estaríamos como estamos, ni Cataluña ni el conjunto de España.

Ya nos contamos casi cada año en sucesivas elecciones de todos los ámbitos y el independentismo nunca es mayoritario.

¿Qué pasaría si hubiera un 60% de independentistas? La solución pasa por hablar, debatir, discutir horas, semanas, meses. ¿Cómo arreglamos esto?

Los hombres solos nos vamos volviendo sórdidos.

Solo se vive muy bien. La soledad es un problema pero hay que darle la vuelta. La independencia es una suerte.

Iglesias, Sánchez.

Ha habido políticos de izquierda a los que les ha ido mejor en Cataluña. Felipe y Zapatero, por ejemplo.

Casado.

Que tú me entrevistes en ABC está muy bien. Yo querría entrevistar a Pablo Casado en RAC1, como hice con el candidato Rajoy, pero él no quiere. Respeto su decisión, pero que no se extrañe de sus resultados en Cataluña.

Lo que usted y la madre de sus hijas han conseguido es inusual.

Somos una rareza, pero somos un ejemplo. De todos modos, cada vez somos más lo que intentamos hacerlo bien. Y nos sale bien.

La mañana.

La mañana ayuda a pensar. Herrera ayuda a pensar con sus tertulianos y sus colaboradores. Y muchas veces nos escuchan los que no piensan como nosotros. No sólo nos escuchan los nuestros. La radio española, en general, es muy buena.

¿Qué consejo le da a Puigdemont?

No lo sé, pero sí sé que no ha matado a nadie. En cualquier caso yo no me entregaría.

Que usted volviera con su mujer, ¿sería entregarse?

Probablemente sería no medir bien las distancias. Y que una separación te salga bien, no significa que en la segunda vayas a ser tan afortunado.

Marchena.

Espero que su sentencia sea tan amable como él.

Madrid, Barça.

Me gusta Hazard y me cuesta ver dónde quiere ir a parar Bartomeu.