Uno de los selfies del mono Naruto
Uno de los selfies del mono Naruto - WIKIMEDIA

Un mono pierde un juicio por derechos de imagen

Un juzgado estadounidense ha dictaminado que los animales no cuentan con propiedad intelectual

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un juzgado estadounidense ha dictaminado que el mono Naruto, famoso por haberle robado la cámara a un fotógrafo y haberse sacado varios selfies, no tiene derechos de propiedad sobre las instantáneas que hizo de sí mismo. La razón que ha esgrimido el tribunal es que, al ser un animal, no cuenta con la posición legal para reclamar una violación de sus derechos de imagen.

El caso del «selfie del mono», como se le conoce popularmente, tuvo su inicio en el año 2011 cuando el fotógrafo de naturaleza David Slater estaba tomando imágenes en la reserva de Tangkoko en Indonesia. Mientras Slater realizaba su trabajo un mono crestado llamado Naruto le arrebató la cámara y se sacó varias fotos.

En un primer momento, Slater optó por compartir todas esas instantáneas de forma gratuita en Wikipedia. Sin embargo, el gran éxito que tuvieron llevó al fotógrafo a reclamar los derechos de las mismas. En agosto de 2014, la justicia de los Estados Unidos reconoció la ausencia de derechos de autor en el «selfie del mono», registrado en Wikimedia Commons.

La batalla legal continuó cuando la asociación de Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) demandó a Slater. Este grupo entendía que Naruto debía ser compensado por infracción de su propiedad intelectual. En 2016 el juez del tribunal federal de San Francisco, William Orrick, dio la razón al fotógrafo. A pesar de ello, Slater y PETA llegaron a un acuerdo según el cual este debería destinar parte de lo recaudado con el «selfie del mono» a la defensa del hábitat de los monos negros crestados en Indonesia.

El día 23 de abril la Corte de Apelación zanjó el asunto al reafirmar la decisión del juez Orrick. Los tres magistrados al cargo del caso escribieron en su decisión unánime que «PETA parece utilizar a Naruto sin su consentimiento, como un peón para alcanzar sus objetivos ideológicos».