Retrato de Enrique VIII, tio-abuelo de Juana Grey, realizado por el holandés Hans Holbein
Retrato de Enrique VIII, tio-abuelo de Juana Grey, realizado por el holandés Hans Holbein - EFE

Un nuevo descubrimiento arqueológico aporta nuevos datos de la «Reina de los nueve días»

Aparecen los cimientos de la que fue la casa de infancia de Juana Grey

Actualizado:

Un grupo de arqueólogos ha descubierto, según ha informado el portal «Live Science», los cimientos de la que fue la casa de infancia de Juana Grey, conocida como la «Reina de los nueve días» debido a su breve reinado. Situada en el Parque Bradgate (Leicestershire, Inglaterra), su residencia se encuentra a poca distancia de la Casa Bradgate, hogar de la familia Grey durante más de 200 años.

Hasta ahora se creía que la vivienda donde nació la «Reina de los nueve días» era la Casa Bradgate, pero este descubrimiento quiebra las presunciones sobre esta afirmación. Los arqueólogos seguirán con el proyecto de investigación de cinco años, asociado a la Universidad de Leicester, para dilucidar exactamente dónde nació Juana Grey.

Juana perteneció al complicado entramado de familias reales entre Inglaterra y España. Era la bisnieta de Enrique VII y sobrina nieta de Enrique VIII. Éste último, antes de morir, quiso dejar arreglada la cuestión sucesoria y designó como legítima heredera a Juana. Solo puso una condición: tenían que morir antes sus tres hijos, Eduardo VI, Isabel y María. Eduardo VI reinó, aunque murió prematuramente a la edad de 15 años, habiendo acaparado el poder durante seis años.

John Dudley, consejero del rey, temeroso de que subiera al trono María, nieta de los Reyes Católicos y luchadora convencida contra el protestantismo, había convencido al convaleciente Eduardo VI para nombrar como heredera a Juana. Dudley casó a su hijo Guilford y a Juana en una boda exprés y esta última se convirtió en Juana I de Inglaterra. El reinado comenzaría y acabaría el mismo mes, en julio de 1553, ya que María arrestó a Juana a los nueve días de tomar el trono.

Con el apoyo del pueblo inglés, María subió al trono y encerró a Juana y su marido en la Torre de Londres. Solo le faltaba un marido a la reina católica y este fue Felipe II. El monarca español desconfiaba de las posibles intenciones de Juana, defensora del protestantismo, así que instigó para que Juana y su marido fueran ejecutados. María no quería llegar hasta ese punto, pero estaba enamorada de Felipe II y sabía que su matrimonio sería muy beneficioso para el reparto de poder en el mundo. Juana y su marido fueron ejecutados con solo 16 años.

El descubrimiento arqueológico tiene mucha importancia a la hora de comprender la historia de la familia Grey y de los Tudor. Además, los arqueólogos, liderados por Richard Thomas (Universidad de Leicester), han encontrado restos pertenecientes a la Edad de Hielo de más de 14.500 años; instrumentos de caza del Mesolítico, datados de entre 6.000 y 9.000 años, y un asentamiento de la Edad de Hierro.