La Junta Directiva salida de las elecciones de noviembre, antes de la salida de Hevia de la presidencia de SGAE
La Junta Directiva salida de las elecciones de noviembre, antes de la salida de Hevia de la presidencia de SGAE

La Policía vuelve a la SGAE a por las cuentas de 150 socios, algunos miembros de la Junta Directiva

La UDEV pide al juez permanecer en la sede de la entidad hasta completar obras, contratos, cuentas y pagos de los investigados en el caso de la «Rueda de las TV»

Actualizado:

La Policía vuelve a llamar a las puertas de la SGAE para recabar la información de obras, emisiones, contratos y pagos de derechos de autor de unos 150 autores y 80 personas jurídicas asociadas. Se da la circunstancia de que entre los nombres aportados en un anexo del auto judicial que permite esta investigación figuran algunos miembros de la Junta Directiva de la entidad y editoras asociadas, así como algunos de los investigados por la llamada «Rueda de las televisiones».

Desde el expresidente de SGAE José Miguel Fernández Sastrón a su sucesor José Ángel Hevia, o la editora de Atresmedia Nuria Rodríguez (Música Aparte), además de miembros de la Junta Directiva actual como Fernando Illán, Inma Serrano, Virginia Glük o Pablo Pinilla, y antiguos miembros del órgano rector de la entidad, como Mónica Fernández Valderrama. Curiosamente la lista incluye bastantes familiares de algunos de los miembros de la SGAE citados, hijos, hermanos y hasta la madre o la esposa de miembros de la lista.

Fuentes de la SGAE han declarado que su disposición a colaborar con los agentes destacados es total y señalan que en el auto ya se indica que en anteriores ocasiones se ha recabado información económica de los socios. La cuestión es que la UDEV no la logrado que los datos con los que la entidad atendió los requerimientos durante la investigación cuadren con los datos ofrecidos por las Televisiones y los requeridos a los bancos y obtenidos durante varios registros. Los agentes solicitan al juez en un requerimiento que necesitan la información porque la que tienen «es del todo incompleta para poder determinar la participación de los investigados y la responsabilidad de las personas jurídicas en los hechos objeto del presente procedimiento, así como para evaluar el total del perjuicio causado». La UDEV añade que «se puede aseverar que toda la información necesaria se halla en diferentes departamentos de la SGAE».

Según se desprende del auto emitido hoy por el Juzgado de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, que investiga la «trama fraudulenta» asociada a la llamada «Rueda de las televisiones», la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional ha solicitado que se permita a los agentes de este cuerpo personarse «en la sede de la Sociedad General de Autores y Editores, durante el tiempo necesario, al objeto de requerir a los responsables de los Departamentos correspondientes» que confeccionen archivos con la información de una serie de autores y empresas asociadas, tanto cesionarias de derechos como editoras.

La SGAE tiene 10 días para volcar toda esa información, según ordena el juez y la UDEV tiene el plazo de un mes para remitir al juzgado sus informes. La información será volcada en archivos excel y debe incluir «el repertorio autoral completo de cada una de las personas físicas y jurídicas» de la lista; la información referida «a los derechohabientes de tales repertorios, porcentajes de reparto autorales y editoriales»; copia de las partituras de cada una de las obras pertenecientes a todas las personas; «pagos realizados por parte de SGAE a Editoriales de Televisiones tanto públicas como privadas», con las «cantidades económicas abonadas y que hayan sido generadas en virtud de las emisiones de los repertorios vinculados a las personas físicas y jurídicas» citadas; los números de cuentas y los titulares de las mismas en las que SGAE abonó los derechos de las obras referidas; información sobre los contratos suscritos con editoriales y sociedades cesionaras y usuarios del repertorio de SGAE; y entrega de los contratos formalizados entre «los representantes de las televisiones y el consejo de dirección de la SGAE, en los cuales se acuerdan las tarifas a abonar a la SGAE por el uso del repertorio gestionado por la sociedad».