El Puente de los Agujeros de Tournai
El Puente de los Agujeros de Tournai - Wikipedia

El puente de Tournai conservará su aspecto medieval

Los defensores de esta histórica construcción se congratulan de que se abandone el proyecto de la «versión McDonald»

ABC
MadridActualizado:

Al puente medieval de Tournai le aguarda un futuro mejor que acabar convertido en escombros y reemplazado por una «versión McDonald», como ya habían bautizado los habitantes de la ciudad belga al moderno proyecto que le iba a sustituir. La reconstrucción del puente del siglo XIII mantendrá en lo posible su carácter medieval, con sus característicos arcos, según ha anunciado esta semana el ministro de Obras Públicas de Valonia, Carlo di Antonio.

Los defensores de la imagen histórica del Pont des Trous (Puente de los Agujeros) de Tournai han aplaudido la rectificación del proyecto, según señalan medios belgas. «Damos la bienvenida sin reservas a la propuesta del ministro Carlo di Antonio y estamos totalmente de acuerdo con la versión de un puente que, según sus palabras, será lo más cercano posible al que hoy existe, conservará el carácter ternario de sus arcos y el carácter medieval del edificio y mantendrá, en la arcada central, el ancho máximo de 12,5 metros que los canales hidráulicos admiten como suficientes (...), respetando la versión original, como se hizo en 1948», señalan en un comunicado, aludiendo a la restauración del puente tras la Segunda Guerra Mundial.

El Gobierno local aprobó en enero un ambicioso proyecto de ampliación de los muelles que contemplaba la sustitución del puente medieval por una moderna construcción que permitiera el paso de grandes barcos de mercancías, una transformación que ahora ha quedado abandonada.

La nueva solución, más en consonancia con el valor histórico de la construcción de Tournai, es la que fue ampliamente votada por la mayoría de los habitantes de la ciudad belga en octubre de 2015, según recuerdan los defensores del puente.

Éstos esperan ahora que los expertos de Icomos, que podrían ser secundados por representantes de la Unesco, participen en la elaboración de este nuevo proyecto.

Confiando en el compromiso que asume la región de Valonia por boca de su ministro, anuncian la paralización del recurso que iban a plantear ante el Consejo de Estado contra el plan anterior, que tantas críticas suscitó dentro y fuera del país.