Uno de los arcos de herradura de Medina Azahara
Uno de los arcos de herradura de Medina Azahara - Álvaro Carmona

El trabajo en Medina Azahara prosigue con la mirada en el Salón Rico

El director del enclave arqueológico, Alberto Montejo, espera que este espacio esté abierto al público lo antes posible

Actualizado:

La ciudad califal de Medina Azahara sigue su curso una semana después de ser nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco con excavaciones y la mirada puesta en las alternativas para el Salón Rico.

La semana de «resaca» tras la inclusión del conjunto arqueológico cordobés en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco ha sido «muy intensa», según el director del enclave, el arqueólogo Alberto Montejo, quien ha informado en una entrevista concedida a Efe de que «solo el lunes pasado contabilizamos 928 visitas», en cinco días «hemos duplicado las visitas de todo el mes de julio del año pasado».

Montejo ha asegurado «que es demasiado pronto» para «avances sustanciales en gestión y en acciones de intervención» de todos los que se han propuesto pero «las sensaciones son positivas» tanto a nivel de la sociedad cordobesa «que se ha volcado» como a nivel institucional pues «todos los viceconsejeros andaluces se han reunido esta semana en Medina Azahara para manifestar su compromiso».

Salón Rico

Una de las incógnitas más esperadas es la apertura del denominado Salón Rico, situación «atascada» por la burocracia administrativa en la anterior adjudicataria de los trabajos pero que «como máximo a final de año tiene que estar resuelto», ha manifestado Montejo que ha adelantado su intención de «abrir este espacio al público mientras se acometen las intervenciones necesarias».

Esta pretensión del arqueólogo se fundamenta en «la necesidad de dar a conocer la importancia del trabajo de conservación del patrimonio a toda la sociedad», sería «la mejor manera de concienciar del intenso y arduo trabajo que hacemos» en Medina Azahara en un edificio que es «el buque insignia», «al margen de los atascos burocráticos que es lo que siempre empaña las informaciones al respecto».

Por ello, el Salón Rico, que está a falta de concluir una cuarta parte del total de la nave, previsiblemente se abrirá «cuando todos los trámites administrativos pendientes se solventen» y «tengamos asegurada la seguridad de los visitantes» porque «la sociedad merece disfrutarlo», ha señalado Montejo quien reitera el interés también de «ver cómo se restauran los atauriques y valorar la complejidad de la intervención».

Dotación económica

Con respecto a las dotaciones económicas, le consta «que las administraciones están manos a la obra», pero los presupuestos de este año, que rondan los 1,1 millones de euros, se verán «en breve» aumentados en 500.000 euros gracias al compromiso «firme» de la World Monument Funds, a falta de «los últimos flecos burocráticos».

En esta primera semana tras la designación, los arqueólogos que gracias al convenio con el Instituto Arqueológico Alemán están excavando los alrededores de la Plaza de Armas desde hace un par de semanas, han hallado una moneda fechada a principios del siglo XV que coincide con la construcción del monasterio de San Jerónimo, «el único avance que en tan pocos días hemos podido tener», indica Montejo.

También ha aclarado que la legislación actual impide crear un patronato para gestionar Medina Azahara pues, además, «la Unesco ha avalado nuestro modelo», con medio centenar de empleados que «irremediablemente tendremos que ampliar» pero «manteniendo nuestra actual manera de gestión».

Sobre el plan director que exige la Unesco también sobre el monumento, Montejo, ha insistido en que «tenemos un borrador» que «hay que trabajar sobre él» pero ha reiterado que «es necesario que todo se haga con calma y no por la euforia del momento».

Asimismo, el director ha animado a las instituciones privadas y centros de investigación a conocer los valores del yacimiento pues «toda colaboración va a ser enriquecedora para ambas partes» pues «Medina Azahara es un patrimonio vivo en constante evolución».