Picasso de Martin Landau, valorado en 25 millones de dólares
Picasso de Martin Landau, valorado en 25 millones de dólares - J. M.

Art Basel Miami, entre Lady Gaga, Baz Lurhmann y Tàpies

La feria de arte contemporáneo, que reúne a 267 galerías de 31 países, espera recibir a más de 75.000 visitantes hasta el 7 de diciembre

javier molins
Actualizado:

Cuando uno cruza la puerta de entrada de Miami Art Basel se da cuenta que se encuentra ante algo más que una feria de arte. Un Calder de cinco metros colgado del techo recibe a los visitantes precedido de una sala en la que uno puede sentarse en compañía de once Picassos pertenecientes a la colección de Helly Nahmad. A su lado, Martin Landau expone un Picasso de dos metros de ancho y de 25 millones de dólares de precio, Gmurzynska exhibe un Miró de 1932 en un espectacular stand diseñado por el cineasta Baz Lurhmann (director de «El gran Gatsby» y de «Moulin Rouge») y Waddington presenta, como uno de sus principales reclamos, un Tàpies de seis metros de ancho. Y es que aquí todo es a lo grande.

Miami Art Basel reúne a 267 galerías provenientes de 31 países en un evento de una semana de duración que espera reunir a más de 75.000 visitantes. Sin embargo, aquí más que la cantidad se busca la calidad del visitante. Prueba de ello es que por los elegantes pasillos de la feria uno no solo se puede cruzar con el director de «El Gran Gatsby» sino también con su protagonista, Leonardo DiCarpio, quien el primer día ya realizó su primera adquisición: un Frank Stella de 850.000 dólares.

Otra «celebrity» presente en la feria es Lady Gaga pero, en este caso, en forma de obra de arte como protagonista de unos vídeos realizados por el escenógrafo Bob Wilson y que recuerdan inevitablemente a los de Bill Viola, otro de los protagonistas de la feria, tras la gran retrospectiva que le dedicó el Grand Palais de París este año.

Presencia española

En cuanto a la presencia española, Picasso es sin duda alguna la estrella principal, pues está presente en infinidad de galerías de todo el mundo que pretenden llamar la atención de los coleccionistas norteamericanos y de los latinoamericanos, uno de los mercados que más ha crecido en los últimos años. Miró y Julio González serían los otros dos artistas españoles de la primera mitad del siglo XX más destacados en la feria. Si avanzamos a la segunda mitad del siglo, Tàpies es sin duda alguna el gran protagonista con obras de todos los formatos y estilos distribuidas por muy distintas galerías internacionales. La presencia de la siguiente generación de artistas ya estaría más repartida entre Manolo Valdés (con una arpillera con dos Mickey Mouse muy del gusto americano), Juan Genovés (ambos en Marlborough), Jaume Plensa (con dos enormes cabezas, la de madera en Lelong y la de piedra en Richard Gray), Cristina Iglesias (en Elba Benítez), Juan Muñoz (en Marian Goodman), Miquel Barceló y Juan Uslé (ambos con una obra de pequeño formato en Acquavella y en Lelong, respectivamente). Por último, los jóvenes españoles estarían presentes de la mano de David Rodríguez Caballero (de la escuadra española de Marlborough), Elena del Rivero (en Elvira González) y Secundino Hernández (quien ya tiene lista de espera en la galería londinense de Victoria Miró después de que los míticos coleccionistas americanos Don y Mera Rubell pusieron sus ojos en él).

Por su parte, la presencia de las galerías españolas es más escasa pues tan solo cuatro han pasado el duro proceso de selección. Elvira González, que actualmente es sin duda alguna la galería española más internacional, ha apostado por grandes nombres como Calder, Gottlieb, Donald Judd, Sol Lewitt, Robert Mangold, Carl André, Ed Ruscha, Fausto Melotti o Soto para atraer la atención de los exigentes coleccionistas americanos. Calder y Soto repiten presencia en Guillermo de Osma acompañados de los latinoamericanos Cruz Díez y Torres García; mientras que Leandro Navarro ha optado por las vanguardias históricas encabezadas por Picasso, Julio González, María Blanchard, Kandinsky o Josef Albers. Para terminar con la sección principal, Elba Benítez se ha centrado en sus artistas habituales como Cristina Iglesias, Carlos Bunga y Carlos Garaicoa.

Las galerías jóvenes españolas tienen su apartado en la sección denominada «Nova» en la que tienen que presentar un proyecto con un máximo de tres artistas. Travesía Cuatro ha elegido a la norteamericana Sarah Crowner y a la mexicana Milena Muzquiz; Marta Cervera al artista chino David Diao; Parra y Romero han optado por Lara Almarcegui, Luis Camnitzer y Orihol Vilanova; y la galería Maisterravalbuena presenta a Dan Shaw-Town, Regina de Miguel y Hiraki Sawa. Finalmente, en la nueva sección denominada «Survey», dedicada a rescatar proyectos históricos, la galería valenciana Espaivisor presenta la obra de la chilena Lotty Rosenfeld, quien el próximo año representará a su país en la Bienal de Venecia.

 Todos ellos comparten espacio hasta el 7 de diciembre con coleccionistas, comisarios, críticos de arte y directores de museo de todo el mundo que han venido a un evento que dura una semana pero que ha transformado la ciudad de Miami hasta el punto de que en la jornada inaugural se anunció la construcción de un nuevo recinto ferial que costará 500 millones de dólares. Y es que en Miami Art Basel todo es a lo grande.