Detalle de «El actor», de Picasso
Detalle de «El actor», de Picasso - METROPOLITAN MUSEUM, NUEVA YORK

«El actor», de Picasso, se queda en el Metropolitan

Un tribunal sentencia que la bisnieta de Paul Leffmann, quien se vio obligado a vender el cuadro para financiar su fuga de los nazis, esperó «demasiado tiempo» para exigir la propiedad

REUTERS
Nueva YorkActualizado:

El cuadro de Pablo Picasso«El actor», que un hombre de negocios judío alemán supuestamente se vio obligado a vender para financiar su fuga de los nazis, podrá quedarse en el Metropolitan Museum de Nueva York en lugar de ser devuelto a los herederos, según ha dictaminado un juez. Según la decisión del tribunal, la bisnieta del comerciante Paul Leffmann esperó «demasiado tiempo» para exigir el regreso del cuadro -en concreto, hasta 2010, 72 años después de su venta y 58 años después de que entrara a formar parte de la colección del Met-. En su sentencia, el juez reconoce que la Ley de Recuperación del Arte Expropiado del Holocausto de 2016 y otras medidas recientes respetan la necesidad de proporcionar «alguna medida de justicia, aunque sea incompleta», a las víctimas de la brutalidad nazi y sus herederos.

Sin embargo, considera que sería injusto que el Metropolitan renunciara a Picasso, dado el retraso «irrazonable» en exigir su regreso. «Este no es un caso donde la identidad del comprador era desconocida para el vendedor o la propiedad perdida era difícil de localizar», ha recordado el juez. A su entender, el Metropolitan se ha visto perjudicado por las más de seis décadas que han transcurrido desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Una de las herederas explicó que Leffmann vendió «El actor» a un marchante de París por 12.000 dólares para financiar la fuga de él y su esposa a Suiza desde Italia. Además, lamentaba que el Metropolitan no hubiese reconocido adecuadamente la propiedad de Leffmann hasta 2011, después de décadas de catalogación incorrecta.

Pintado durante el periodo rosa de Picasso, entre 1904 y 1905, «El actor» también fue noticia en enero de 2010 cuando un estudiante de arte perdió el equilibrio y cayó sobre él, causando una rotura de más de diez centímetros que ya fue reparada.